Es injusto que muchos tengamos que pasar toda una noche en una cola por gasolina cuando somos un país petrolero

Efraín Mendoza

Transportista

Yo vendo repuestos con mi carro y no tengo gasolina desde ayer, por eso no he podido trabajar como siempre

Miguel Barrera

Comerciante

Estoy en la cola desde las 5:00 de la tarde, y no tengo otra opción porque esta es la situación que vivimos

Alfredo Mujica

Comerciante

Lo más seguro es que salga de aquí después del mediodía, ya será en la tarde que empiece a recoger los pasajeros

Leonard Méndez

Transportista

Transportistas pernoctan en las bombas para surtir gasolina

José D. Sequera | LA PRENSA de Lara.- Sentado en el estribo de la unidad de ruta 2 que maneja, William Medina pernocta una noche de por medio en la cola de la estación de servicio La Sindical, en la avenida Libertador con calle 40, esperando a surtirse de combustible.

"Siempre vengo para acá porque traen gasolina todos los días (?) Si no me surto, no puedo trabajar y después ¿cómo alimento a mi familia?", infiere Medina.

La escasez de gasolina en las 104 estaciones de servicio que hay en Lara, ha hecho que choferes como Medina, que dependen de su vehículo para trabajar y llevar el sustento a su casa, les toca pasar roncha pues esperan toda una noche y madrugada en la cola, con la esperanza que en la mañana sean los primeros en llenar su tanque con el combustible.

Conductores de buses, camiones que hacen fletes, rapiditos, taxis "libres" y carros particulares de comerciantes son quienes deciden hacer su cola nocturna en la gasolinera. La mayoría, comienza a realizar su cola a las 5:00 de la tarde, y pueden durar hasta más de 16 horas allí estacionados.

"Llegué a la cola al finalizar la tarde, pero sé que saldré de aquí después del mediodía por los coleones. Será en la tarde que empezaré a recoger los pasajeros", comentó Leonardo Méndez, rapiditero de San Jacinto mientras estaba en la cola de la gasolinera de Pata 'e Palo.

Quienes pasan la noche en una cola, les toca adaptarse para tratar de conciliar el sueño en un sitio público, arriesgándose a ser víctimas del hampa. Algunos se llevan una sábana y duermen con el asiento del piloto totalmente reclinado, y otros prefieren hacer lo mismo, pero en el asiento trasero.

Pero en caso de tener mucho calor, duermen a la intemperie. Alexander Calles era uno de los 37 vehículos que estaban haciendo la cola en la gasolinera de la avenida Libertador con calle 42, y como tenía calor le pidió el favor al chofer del camión que tenía atrás para echar un sueñito en la plataforma. "La brisa está fría y quiero aprovechar porque no todas las noches hay frío", dijo.

Para los que dormir no es una opción por el temor a ser robados, prefieren pasar toda la noche sin dormir, bien sea hablando con otros choferes en la cola, distraídos en el teléfono o hasta ingiriendo bebidas alcohólicos. Sobre las necesidades fisiológicas, choferes dicen que "se van a lo oscurito" para orinar o defecar.

"Echando cuento con los amigos o va conociendo otras personas se hace más rápida la noche. Así los malandros no se acercan para hacer de las suyas", apuntó Alfredo Mujica, quien estuvo buscando dos días seguidos gasolina para seguir su trabajo como comerciante de repuestos de carros.

Sin embargo, la larga espera puede ser innecesaria. Así lo dijo el comerciante Carlos Roa, porque "si el camión con la gasolina no llega a la estación en la mañana, uno lo que hizo fue perder el tiempo".

Síguenos en nuestras redes sociales: Twitter: @laprensalara, Instagram: @laprensalara

Otras Noticias