¿Qué tanto conoces de tu mascota?

Guiomar López | LA PRENSA de Lara.- Estos animales suelen ser parte de nuestra familia y debemos investigar los riesgos de tenerlos en casa. También sus exigencias de hábitat, alimentación y demás aspectos básicos.

"Ella no es venenosa, solo constrictora", acostumbran a justificar quienes tienen serpientes, que asumen adaptadas al trato doméstico. Pero, ¿hasta qué punto es responsable criar una pitón de Birmania?, a sabiendas que puede superar los 6 metros y un peso cercano a 200 kilos. No se toma en cuenta las necesidades de esta especie que puede ser hacinada en un tortuoso cautiverio o liberada en un ambiente no apto y alterando el ecosistema.

Con esta ilustración, Alexander Mogollón, veterinario y especialista en pequeñas especies y reptiles, advierte los riesgos de seleccionar una mascota a simple capricho. Es indispensable investigar sobre todo lo concerniente al animal, para su adaptación familiar y los riesgos de ser canales de patologías para los humanos. "Debemos saber a qué vamos a enfrentarnos, porque no se trata de sacrificarlos y tocaría donarlos al zoológico", recalca.

Primero investiga

El veneno de las serpientes puede ser letal. Algunos le sacan los colmillos a cascabeles y mapanares, pero estos se regeneran. Las arañas son otras atractivas, especialmente las tarántulas gigantes (Theraphosa blondi) y que pueden atacar en un momento de estrés. Además se estaría en una cadena de roedores y cucarachas para asegurar su alimentación.

Las tortugas se aprecian muy inofensivas y ?muchas veces- se ignora todo su régimen adecuado de alimentación, que incluye hasta las proteínas de la carne. También sus heces pueden causar una infección por salmonela a los humanos. Los niños son los más vulnerables a contraer esta bacteria, por su apego y mayor manipulación del animalito. Puede sufrir una diarrea, similar a amibiasis y hasta perforar el intestino.