"La araña" le clavó una tijera y lo mató

José D. Sequera | LA PRENSA de Lara.- Una encomienda terminó en sangre. Albert José Zambrano Escalona (27) supuestamente andaba buscando leña una zona boscosa del sector La Manga, de El Tocuyo, cuando fue sorprendido por un tipo al que llaman "La Araña", quien es homosexual y presunto líder de una banda dedicada a la distribución y venta de drogas.

Betzabé Zambrano, hermana de la víctima, contó que el joven veinteañero vivía en Campo Lindo, y ayer a eso de las 11:00 de la mañana, salió de su casa para buscar unos cuántos troncos de leña para su mamá, porque se había quedado sin gas y no tenía cómo hacer el almuerzo.

El chamo caminó unas 10 cuadras hasta llegar a una zona boscosa del sector La Manga que pertenece a la sede del Batallón 145 G.A.C José de La Cruz Carrillo del Ejército. Allí, cuando supuestamente estaba recolectando la leña, no muy lejos de la cerca perimetral que separa a la comunidad de la institución militar, fue sorprendido por "La Araña", quien según vecinos de la zona, siempre se hace acompañar de tres hombres.

De acuerdo a fuentes policiales, ambos habrían tenido una discusión porque Zambrano "invadió" el terreno que "La Araña" utiliza para drogarse y tener relaciones con otros homosexuales, por lo que este sacó una tijera y se la clavó en el lado izquierdo del cuello, perforándole la arteria yugular.

La banda de hampones huyó, dejando a Zambrano malherido. Mientras se tapaba la herida con una mano para evitar el flujo de sangre, caminó agonizante por la zona boscosa hasta la avenida principal de La Manga, dejando un rastro de sangre en el suelo que tenía una longitud de 120 metros, aproximadamente.

Zambrano luchando por su vida, pidió auxilio en una casa azul con rejas blancas. Desde adentro, la única habitante de la vivienda iba a salir para ver quién daba el grito de auxilio, pero en eso vio que "La Araña" se acercaba hasta donde estaba el herido con una tijera en la mano, y decidió meterse otra vez dentro de la casa.

Unos cinco minutos después, todos los vecinos de la cuadra salieron de sus casas y vieron a Zambrano, quien yacía en el pavimento rodeado de un charco de sangre gigante. Unos de sus familiares, que vive a pocas cuadras, se enteró de lo ocurrido y fue hasta el lugar para socorrerlo.