Temporada navideña abarrota de buhoneros la av. 20

Ana Uzcátegui | LA PRENSA de Lara.- Trabajar por un salario ya no resulta atractivo para quienes están en edad productiva, aun cuando los comercios consolidados oferten hasta más de un salario mínimo semanal.

Jóvenes prefieren recurrir a la economía informal porque alegan les genera más ingresos y no están sometidos a un horario riguroso de trabajo. Ese es el vivo reflejo del centro de Barquisimeto, donde las tiendas de ropa, calzado, perfumerías y negocios chinos exhiben carteles en busca de vendedores para atender la demanda de la temporada decembrina, pero pueden tardar hasta más de tres semanas en conseguir personal.

"Están pagando 180 mil bolívares semanales más 20 mil bolívares en efectivo y los fines de semana cancelan el pago doble, pero hay que estar todo el día de pie, arreglando y acomodando la ropa y lidiando con las personas que más que comprar van es a mirar", contó Jackelin Jiménez, una joven de 20 años de edad, vendedora de un local de ropa de la avenida 20 con calle 21.

"Tenemos tres semanas buscando personal, pero hemos llamado a 15 personas y sólo se han concretado dos entrevistas", contó a LA PRENSA, una encargada de una zapatería en la avenida 20 con calle 25, y es que esos salarios en bolívares resultan irrisorios cuando la mercancía está dolarizada y el calzado más económico está por encima de 300 mil bolívares, es decir más de 10 dólares.

"Se gana más vendiendo en la calle", afirma Elías Echeverría, un joven que deambula por las adyacencias de Barquicenter, vendiendo arepas rellenas en 80 mil bolívares. "Los viernes y sábados son los días de mayor demanda. En una semana de buenas ventas puedo lograr hacer el equivalente a 200 dólares, muy por encima a esos salarios que ofertan las tiendas por departamento", manifestó.

Carlos Lugo, dejo de estudiar Ingeniería Civil en la UCLA porque le tocó ganarse la vida. Tiene un puesto afuera de Bulevard Center, donde vende chocolates y afirma que a la semana puede generar más de 200 mil bolívares de ingreso sin necesidad de trabajar ocho horas. "Es una pena, pero la crisis nos ha llevado a abandonar las aulas, pienso retornar a la universidad cuando la situación mejore", relató.

Pablo Chirinos, presidente de la Cámara de Comercio, indicó que el sueldo mínimo ya dejó de ser referencia para el sector privado, pero aunque muchas empresas están pagando hasta tres veces por encima de ese monto como sueldo base, ha sido cuesta arriba retener al personal.

"Además del pasaje en efectivo, otorgan bonos por puntualidad", en la tienda de ropa donde trabaja Jackelin Jiménez, comenta que los gerentes buscan alternativas para enganchar al personal.

Otras Noticias
Locales

Falta de combustible afecta ventas en Mercabar

| comentarios