Conozca todo sobre el doble descuartizamiento en Perú 

Hildamar Chávez | LA PRENSA de Lara.- La macabra forma en la que fueron descuartizados los cuerpos del peruano Jafet Torrico, y el venezolano Rubén Matamoros Delgado, marcó rotundamente el registro de los casos más violentos en Perú.

A lo largo de la investigación fueron cinco las personas capturadas por estar implicadas en el crimen, y presuntamente, formarían una guerra de mafias por drogas y prostitución en el distrito de San Martín de Porres, Perú.

El pasado 9 de septiembre, transeúntes y luego funcionarios de la policía, descubrieron las partes de un cadáver descuartizado en el exterminal de Fiori (S.M.P). Horas más tarde, dieron con más partes, pero esta vez de un segundo cuerpo que se encontraba a espaldas de la Plaza de Acho en el Rímac.

No fue mucho después para que se hallaran más trozos de ambos cuerpos en otro punto de S.M.P.

Un día después, salieron a la luz pública vídeos en los que se observa como epicentro al hostal Señor de Sipán (S.M.P), lugar en el que se había producido el violento crimen. Específicamente en el quinto piso del establecimiento. 

Lea también: Conozca el perfil psicológico de uno de los descuartizadores

El recepcionista

El primer sospechoso en ser detenido fue el venezolano Alexander Salazar Álvarez (25), quién desempeñaba la labor de recepcionista en el hostal. Según el informe policial, habría intentado ocultar lo ocurrido manipulando las cámaras del quinto piso. 

Al observar las filmaciones, se conoció que Salazar supervisaba a las dos mujeres y los dos hombres que bajaban con las bolsas en las que se encontraban los restos humanos, para posteriormente, distribuirlos en tres puntos diferentes de la capital peruana. 

Según reseña Panorama, fue deportado pero luego regresó. Lo último que se supo de él es que pide no ser liberado de la cárcel por temor a las represalias. 

Tras siete días de detención fue liberado pero horas más tarde, la policía lo capturo nuevamente. Sin embargo, ahora está libre y en calidad de testigo. 

La expolicía

La polémica "Roxy" como es conocida la venezolana Verónica Andreina Montoya Araujo (25). 

Araujo fue detenida el 14 de septiembre mientras se encontraba disfrutando de una habitual noche de tragos y música en el centro nocturno Kalúa, en el distrito de Pueblo Libre. 

Según detalla la investigación, Roxy habría sido policía en Venezuela, país del que huyó por tener una orden de captura por haber asesinado a la madre de su expareja. Asimismo, también ha sido vinculada con la prostitución clandestina. "Autora intelectual" es el papel que se le otorga en el caso de los descuartizados. 

La joven dejó un mensaje en sus redes sociales en el que afirma estar siendo víctima de la xenofobia. "Todos aquellos que quisieron perjudicarme le voy a demostrar que soy totalmente inocente, que soy una víctima más de la xenofobia que vivimos los venezolanos en el exterior", escribió.

El brazo rojo del video perturbador

El tercer venezolano en ser capturado se llama Angelbert Alejandro Díaz. Este personaje, reconocido por su chompa marca nike de colores rojo, negra y blanca, según las investigaciones, habría grabado con su celular la etapa post-desmembramiento de los cuerpos.

Se comprobó su participación porque su prenda aparece en las cruentas imágenes que se propagaron en las redes sociales. Vivía con su pareja en una habitación y ahí fue intervenido.