El Empedrado: Pobladores usan burros y motos para buscar agua

logo170
Copeisito Higuerón Casas Viejas La Manga Bolívar y Cruz Verde son las fuentes naturales que surten al pueblo

Copeisito, Higuerón, Casas Viejas, La Manga, Bolívar y Cruz Verde son las fuentes naturales que surten al pueblo

CaritasPrensa

Para nosotros las fuentes de agua son minas y de ellas nos hemos surtido toda la vida, mi papá decía que desde hace mas de 90 años siempre se buscaba agua, esto no es una novedad para nosotros

José Luis Torbello

Consultado

CaritasPrensa

Yo solo vivo con mi mamá y busco 100 litros cada dos días para poder limpiar, el agua que usamos para tomar y cocinar la busco de donde está más limpia; sin embargo la hervimos para mayor seguridad.

Wilfredo Oñate

Consultado

CaritasPrensa

Siempre esperamos las lluvias para poder tener mas agua en las nacientes y surtirnos de agua porque en tiempos de sequía las fuentes colapsan por la cantidad de personas que necesitan.

Javier Luquez

Consultado

CaritasPrensa

Gracias a Dios tenemos seis nacientes de agua para que los sectores de El Empedrado puedan tener agua pero esa no debería ser la única solución cuando hay un tanque, falta la red de distribución.

Simón Torrealba

Consultado

En El Empedrado, municipio Torres, se surten de agua a través de nacientes naturales

Anny Giménez | LA PRENSA DE LARA.- Más de 1.700 personas dependen de seis nacientes de agua para surtirse debido a la falta del servicio por fallas en la tubería. En El Empedrado, población del municipio Torres del estado Lara, los burros, caballos y motos son el medio de transporte que les permite a los lugareños llegar a los manantiales.

Copeisito, Higuerón, Casas Viejas, La Manga, Bolívar y Cruz Verde son las fuentes naturales que surten al pueblo. Para llegar a ellas, quienes tienen la responsabilidad de buscar el agua y llevarla a sus casas, deben atravesar senderos angostos, rústicos y empinados.

Wilfredo Oñate, vive con su mamá y cada dos días recoge 100 litros de agua en tres bidones que monta en su caballo macho, comenta que ya perdió la cuenta del tiempo que tienen sin que el agua les llegue por tubería, hacer el recorrido hasta los pozos es parte de su rutina.

Para muchas personas pareciera que esta modalidad de usar burros para cargar agua, ya había quedado en el pasado, sobre todo al ver por los caminos que atraviesan los cargadores. Los tubos de agua están fuera de servicio desde hace unos 12 años.

Los animales tiene sus amarres y sillas para cargar bidones que pueden contener entre 20 y 60 litros cada uno; de igual forma, las motos tienen una adaptación a los lados del caucho trasero, son bases hecha de cabillas donde montan las pimpinas.

Aunque tienen donde buscar agua, el trabajo no es fácil. En la zona los árboles abundan así como los arbustos, el monte y las culebras. José Luis Soteldo recuerda que hace poco más de 10 años un joven murió porque al estar recogiendo agua le cayó un palo en la cabeza y hace como un mes un niño de 11 años quedó desmayado porque la rama de un árbol lo golpeó "gracias a Dios otros jóvenes lo vieron y lo ayudaron" destacó.

No todas las personas pueden llegar hasta las nacientes por lo que compran una pipa de 200 litros en 5$. Quienes no tienen para cancelar ese monto o viven cerca de las fuentes van a pie con tobos a buscar lo que necesitan. Esa agua la hierven si es para preparar alimentos o tomar y el resto la utilizan para lavar y bañarse y para el sanitario o poceta.

Simón Torrealba, explica que ciertamente en el pueblo cuentan con un tanque que fue instalado por la Gobernación del estado Lara en el año 2006 aproximadamente, se le surtía agua de tres nacientes y de allí a través de las tubería, el servicio llegaba a las casas pero funcionó sólo unos cinco años.

Luego de ese tiempo, las cuadrillas de la hidrológica no volvieron a aparecer, razón por la cual el daño y la falta de servicio se mantiene, destaca Torrealba. Reconoce que tienen una gran bendición de contar con las nacientes y por estar ubicados en las zona más cercana al estado Trujillo, al pie del monte andino, el clima les permite tener agua todo el año; sin embrago, en épocas de sequía que van de mayo a agosto, se hacen colas más largas para surtirse.

En vista de que el problema se ha mantenido por tanto tiempo Torrealba ha propuesto en reiteradas oportunidades que se construyan aljibes que no son más que unas estructuras rectangulares o redondas que permiten almacenar agua de lluvia o de fuentes subterráneas para que su recolección sea mas segura y cómoda por las personas, pero no han recibido respuesta.

El Empedrado es un pueblo que vive de la ganadería y la siembra; es decir, que las jornadas arrancan muy temprano por lo que a primera hora de la mañana en las fuentes las colas son largas, hasta dos horas pueden tardar en lograr llenar sus envases.

Los que venden, en la mañana distribuyen a sus clientes y en las tardes deben regresar para llenar los envases de sus casas. El agua es necesaria para todo y todos los días.

Torrelaba, dijo que ante la falta de respuesta de Hidrolara la Alcaldía del municipio Torres destino 17 mil dólares para hacer las reparaciones correspondientes a la tubería, en el mes de diciembre hicieron trabajos en los que cambiaron llaves, camisas y ventosas. Se comenzó a surtir el tanque, todo iba bien, pero esto sólo funcionó tres días, se volvió a dañar y hasta la fecha no han vuelto a venir para ver qué fue lo que falló.

La comunidad sigue esperando que personal de la municipalidad regrese a ver por qué la reparación no sirvió. Están conscientes de que el suministro de la red de agua es competencia de la gobernación de Lara pero en vista del tiempo que tienen sin servicio se alegraron por la disposición de la alcaldía de Torres, esperan que no sea una promesa más, sino que cumplan con la reactivación del servicio.

El problema de la comunidad podría ser sólo falta de voluntad porque el agua va directo desde las nacientes al tanque y de allí debería surtir a los ocho sectores del pueblo, pero eso no sucede.

Otras Noticias