Lluvias afectan a unas cuatro mil hectáreas de cultivos en Lara

logo170
La llegada de la temporada de lluvias preocupa a los productores del estado Lara quienes temen perder sus cultivos

La llegada de la temporada de lluvias preocupa a los productores del estado Lara, quienes temen perder sus cultivos

CaritasPrensa

Antes nosotros determinábamos cuán viable era sembrar en temporada de lluvias, ahora es muy incierto porque a veces las lluvias son tan fuertes que inundan los campos y acaban con el cultivo.

Leiber López

Consultado

CaritasPrensa

Actualmente tenemos un clima que es indeterminable y nos sorprende mucho porque puede ser que no llueva en la parte de los campos pero para la zona de arriba llevan días de continua lluvia

Manuel Torres

Consultado

CaritasPrensa

Las pequeñas quebradas y arroyos que alimentan los ríos deben ser canalizados y así no tener un impacto fuerte, como el del 21 de mayo cuando se perdieron cultivos quizás ya listos para la cosecha.

Alcadio Mendoza

Consultado

Las últimas lluvias han acabado con un aproximado de cuatro mil hectáreas de cultivos en tres municipios agrícolas de Lara

Jhonny Pérez | LA PRENSA DE LARA.- Los torrenciales aguaceros que se han registrado en la entidad larense han llenado de preocupación a los productores agrícolas de los municipios Urdaneta, Andrés Eloy Blanco y Morán, ya que el desbordamiento de cauces de ríos ha acabado, por los menos, con unas cuatro mil hectáreas de cultivos en las últimas tres precipitaciones fuertes registradas.

Según reportes de Protección Civil en el estado Lara, los tres aguaceros que dejaron daños materiales en el área productora del estado fueron los registrados el 14 de marzo, el 22 de abril y el 21 de mayo cuando cultivos de hortalizas y verduras fueron arrastrados por las corrientes de los ríos Tocuyo, Sanare y Siquisique.

El presidente de la Asociación de Productores Agrícolas del estado Lara, Leiber López, explicó que ante esta realidad muchos de los agricultores han preferido cambiar la estrategia de siembra para no tener más pérdidas que las comunes de cada cosecha. 

"La estrategia que hemos decidido utilizar luego de las últimas pérdidas ha sido sembrar en sequía que aunque igual hay pérdidas, se puede recuperar parte de lo invertido en el campo, ya que las lluvias son muy fuertes, sobre todo en las cabeceras de los ríos que conllevan a inundar los campos donde hemos decidido sembrar", manifestó López.

También desde la asociación sostienen que ante la falta de planes de contingencia que puedan contrarrestar los efectos de la lluvia en los campos, los gobiernos municipales y de los estados pudieran contribuir con ellos en la canalización de las quebradas que alimentan los cauces principales, esto para que al momento de una crecida el impacto en el campo no sea tan fuerte.

Registran pérdidas 

Productores locales han manifestado que las condiciones climáticas no les han favorecido en las cosechas, reportando grandes pérdidas de hasta $5.000 por ahogamiento de las plántulas y desbordamiento de cauces de ríos que inundan todas las hectáreas de tierra que se han preparado para la siembra.

Lenín Ramos, productor de los Humocaro en el municipio Morán, explicó que en la última crecida al menos 10 hectáreas de cinco productores de su sector se vieron afectadas por el aumento del caudal del río, acción que no se registraba desde hace cuatro años cuando el río creció llevándose todo a su paso.

"Hemos perdido cultivos de cebollín, cilantro, caraotas, maíz, parchita y lechosa de algunas extensiones de tierra ya listas para la cosecha, sólo nos queda esperar en Dios y volver a empezar porque esta situación ya no es problema de nadie, sino de la naturaleza", expresó Ramos.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este viernes, 24 de mayo. 

Otras Noticias