Tres especies endémicas de Lara están en peligro de extinción

logo170
Tres especies ya estn en fase de peligro de extinción y una entró en riesgo de entrar en esa categoría

Tres especies ya están en fase de peligro de extinción y una entró en riesgo de entrar en esa categoría

CaritasPrensa

El tráfico y daño al ecosistema reducen población de especies.

Jhoana Rivero

Observatorio Nacional de Aves

CaritasPrensa

Estamos en fases diagnósticas para saber la población de los animales.

Carlos Silva

IMGA

CaritasPrensa

Los ambientes deben estar adecuados para la reproducción del animal

Raúl Rojas

Veterinario

CaritasPrensa

Nuestras especies son reproducidas de manera natural.

Juan Rodríguez

Director del Parque Bararida

En el Bararida las cotorras cabeza amarilla son parte del plan de reproducción por riesgo a entrar en peligro de extinción

Jhonny Pérez | LA PRENSA DE LARA.- La destrucción del semiárido larense ha contribuido conque tres especies animales endémicas en Lara estén en peligro de extinción y una se encuentre en riesgo, lo que ha activado planes de conservación por parte de grupos en defensa del ambiente con apoyo gubernamental para la protección de estos animales y su hábitat.

Las especies en peligro de extinción son el cardenalito, el oso frontino, y el paujil copete de piedra, mientras que la cotorra cabeza amarilla entró en su fase de riesgo al denotar disminución de su población, pues según datos del libro rojo de la fauna venezolana, alrededor de 4.700 aves estarían en estado de libertad, cuando su población estable debería ser mayor a las 10 mil aves.

Jhoana Rivero, del Observatorio Nacional de Aves, explicó que a pesar de que el hábitat de estas especies ha sido destruido por la tala y la quema indiscriminada, la comercialización y el tráfico de estos animales ha sumado a que su población se reduzca y la capacidad reproductora se pierda.

"Tristemente, estas especies están desapareciendo gracias a la acción humana, en el caso del paují su disminución poblacional se debe al daño de su ecosistema que les impide reproducirse, anidar y desarrollarse y que al sentirse sola y desprotegida muere, ya que la especie es intolerante a modificaciones de su localidad natural", destacó Rivero, refiriendo que datos estiman que unas 2.500 aves maduras son las que existen en el territorio.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este miércoles 10 de abril

Otras Noticias