Mujeres con temple y coraje son protagonistas en la caficultura

logo170
Mujeres trabajadoras salen al campo a diario para trabajar en los sembradíos de café

Mujeres trabajadoras salen al campo a diario para trabajar en los sembradíos de café

La mujer larense comienza a ganar protagonismo en el valioso oficio de la caficultura

Jhonny Pérez | LA PRENSA DE LARA.- Destilan un dulce olor a café mientras que en la memoria su niñez y juventud se desliza entre los grandes sembradíos del rubro, manos de mujeres trabajadoras se picmentan del color de la semilla mientras que otras tantas tuestan y trillan el fruto para obtener y brindar a familiares, vecinos y amigos un producto elaborado con sus mismas manos y con sabor a mujer.

No importa para ellas el cansancio, ni tampoco lo forzado que pueda llegar a ser la jornada, simplemente entre los cultivos y desgranando la planta consiguen armonía pasión y paz, se trata de un oficio que realmente disfrutan realizarlo. Productores ven como un alago, un privilegio y una oportunidad la participación de las damas en las diversas actividades que comprende la producción cafetalera sin tener la necesidad de equipararse a ellos pues su rol complementa como una dulce caricia en el alma, el trabajo de labrar el campo.

La mujer larense comienza a ganar protagonismo en el valioso oficio de la caficultura, insertándose desde cero en el proceso productivo del rubro reformando las propuestas tradicionales de este arte que con orgullo ejercen, es por ello que en Morán y Andrés Eloy Blanco en Lara, se incentiva la participación de la mujer en la preparación de tierras, fertilización, siembra, riego, control de plagas, cosecha, almacenamiento y distribución del café que es considerado como el mejor a nivel nacional.

Maura Montilla, es una muestra de esa inserción de la mujer en la caficultura, desde muy temprano se levanta y sin dudarlo se deleita entre el sembrar las plántulas de café y desgranar cada planta, pues para ella no existe otro oficio que la pueda llenar si no es la producción de café.

Su amor por la caficultura comenzó desde muy pequeña y a pesar de los constantes retos que tienen que afrontar, ella y su familia han salido adelante con las ventas de este rubro ya que se esconde una carga sentimental entre los sembradíos del café, pues esta labor es una herencia familiar que ha pasado de generación en generación.

"Mi niñez se basó en jugar entre las plantas de café, en ayudar a mis padres a cosechar, en tostar y moler el fruto pero sobre todo a valorar y a enorgullecerme del gran oficio que es la caficultura", sostuvo Maura, quien con orgullo se tituló con el premio a mejor café tostado, en la segunda edición de Sanare muestra café.

Otra historia fascinante es la de Zuleima Castillo de 48 años, toda su familia se dedica al oficio del café en el caserío Guapa abajo a una hora de Sanare.

Con la expresión "mujer que no sirve pal campo no hace esa tarea", comienza el relato de Castillo, quien detalla que dentro de la jornada en los sembradíos se encarga de limpiar el terreno con machetes y escardillas, coloca el abono y con delicadeza cumple con la limpieza de los granos. "Las horas no pasan cuando algo te apasiona", dice esta mujer que no se amilana y es capaz de levantar hasta 25 kilos de café desde el sembradío hasta la moto que usa para trasladarlo.

Las anécdotas familiares no terminan y se remontan a los años dorados de la producción cafetalera de la familia Sira. Con recuerdos vivos Lila Sira de 78 años, dice que entre el frio de las montañas y la calidez del hogar su familia progresó gracias al cultivo y venta de café una tradición que se generó con sus bisabuelos en el año1928.

"Esta familia ama el café y no hablamos del líquido sino de todo lo que gira en torno de él, cuando no existían calles, ni luz, nosotros al salir de la escuela veníamos felices, no a trabajar, sino a construir los mejores años de nuestra vida para consolidar el futuro", suelta con gracia.

Luego de la muerte de su esposo en 2009 muchas cosas fueron cambiando pues ya ella no tenía las fuerzas para irse a los cultivos a desgranar las plantas y ahora las riendas las lleva su hijo en la zona montañosa y fría del municipio Andrés Eloy Blanco.

Es de admirar, el esfuerzo y trabajo que las mujeres colocan para producir café de calidad, pidiendo sea reconocido el oficio que ellas hacen para brindar a todo el estado Lara un producto de calidad. Detrás de cada mujer productora hay bellos recuerdos de una infancia y juventud que transita entre el olor a café y la pasión de producir, otras simplemente se capacitan para mejorar los estándares de producción, y para ayudar a sus maridos en el mundo de la caficultura.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este viernes, 08 de marzo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias