Escuela Wohnsiedler de Barquisimeto está urgida de sede propia

logo170

Funciona en horario vespertino y en calidad de préstamo en el grupo escolar República de Costa Rica

Andrea Barrios | LA PRENSA DE LARA.- Con una historia sumergida en la tragedia, en el compromiso de sus docentes y en una resiliencia incansable, la Escuela Nacional Wohnsiedler de Barquisimeto arriba a sus 117 años de trayectoria, un camino que ha destacado por una constante peregrinación al mudarse de al menos cinco infraestructuras desde su fundación en el año 1907, lo que la convierte en la institución educativa de administración nacional pública más antigua de la ciudad crepuscular de Venezuela.

Actualmente y desde la década de los 60, la institución funciona en horario vespertino en la sede oficial del Grupo Escolar República de Costa Rica, ubicada en la carrera 16 entre calles 31 y 32, pero en calidad de préstamo. Situación que ha querido cambiar su personal administrativo, docente y egresados a través de solicitudes a la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (FEDE) y a la Gobernación del estado Lara, pero hasta ahora no han obtenido respuestas, informó la subdirectora, Jacqueline Alvarado.

Sin embargo, el compromiso de su personal ha logrado mantener activo el plantel a través de donaciones y la búsqueda de dotaciones de los programas sociales a nivel nacional, lo que les ha permitido brindar a su población estudiantil, conformada por 247 alumnos, beneficios extras, además de la formación académica, tales como clases de karate, almuerzos diariamente y actividades deportivas. Además, las donaciones de sus egresados les ha permitido contar con un refrigerador, impresora y hasta un exhibidor con botellones de agua para los pequeños.

Patrimonio cultural

La lucha y la resiliencia ha destacado en el personal docente de la institución y una muestra de ello fue cuando alrededor del año 2017 estuvo a punto de ser cerrada por baja matrícula estudiantil, llegando a tener 110 niños, pero la riqueza histórica y el compromiso del personal no les permitió aceptar esta posible clausura, lo que llevó a docentes, administrativos y egresados a resaltar el valor histórico de la institución, logrando para el 29 de octubre del año 2018 la declaración de la escuela como Patrimonio Cultural Intangible del municipio Iribarren, lo que además les otorgó una "protección" adicional para seguir funcionando, explicó María Teresa Colmenares, de personal administrativo de la escuela.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este viernes, 08 de marzo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias