Oftalmólogos en alerta por casos de miopía en niños

logo170
Catarí reitera que las consultas deben ser antes de la escolaridad

Catarí reitera que las consultas deben ser antes de la escolaridad.

La etapa inicial puede ser de 2 a 5 años con un máximo de una hora de duración.

Guiomar López I LA PRENSA DE LARA.- Suele ser cómodo para los padres y una manera de complacer a sus niños cuando su hijo transcurre tiempo indefinido ante una pantalla electrónica. Pero los oftalmólogos pediatras advierten que terminen arrastrados por el consumo de la sociedad a edades más tempranas, mientras los diagnósticos de miopía en infantes son más frecuentes en las consultas. Exigen a los padres el control del uso de dispositivos y cumplir con la revisión oftalmológica desde los primeros meses de nacido, para evitar daños en su desarrollo visual.

Ángela Catarí, oftalmólogo pediatra y especialista en estrabismo, fue ponente en las jornadas de actualización médico - quirúrgico por el 15 aniversario del Centro Integral Cooperativo de Salud (CICS) de Cecosesola. Explicó en torno a los tips oftalmológicos en pediatría y subrayó las amenazas del exceso de las pantallas, sin ánimos de satanizar, pero con la reflexión sobre la amenaza latente, cuando los padres no imponen los límites necesarios y las consecuencias terminan apreciándose generalmente en edad escolar.

"Están consultando por el uso y abuso de las pantallas en los niños, porque están desarrollando miopía. No ven bien de lejos y eso se manifiesta en los salones de clases", advierte de uno de los principales indicios de la miopía, cuando llega ese momento en que no ven bien las pizarras, lo que repercute en la disminución del rendimiento escolar. Precisa que además de la miopía, se tienen casos de astigmatismo, hipermetropía, alergias oculares y ojo rojo.

Señala de una realidad, cada vez más frecuente, en esos casos en los que no se ha cumplido el control oftalmológico del recién nacido que puede ser a partir de las cuatro semanas y máximo en los primeros cuatro meses. Un chequeo permanente, incluido en la revisión periódica del control de niños sanos y así poder asumir correctivos, previos al avance de alguna afección ocular.

Tal omisión y los hábitos de la excesiva exposición a pantallas empiezan desde lactantes, cuando se deja por cierto tiempo viendo sus series animadas o tanda de musicales, incluso se incorporan en las sillas para comer. El bebé se entretiene, pero muchas veces se ignora el tiempo prudente. Desde allí comienza esa especie de adicción, cuando el niño suele estar tranquilo, inmerso en ese mundo paralelo. El impacto a la vista es directo, así como a medida que va creciendo se suma lo delicado del contenido. De hecho, se fijan patrones con casos de niños que terminan hablando igual que los personajes de dibujos animados.

Fijar pautas

Catarí reitera que las consultas deben ser antes de la escolaridad y que los padres entiendan la importancia de fijar las rutinas en el uso de las pantallas. Empieza recalcando que niños de 0 a 2 años de edad no deberían usar pantallas electrónicas. La etapa inicial puede ser de 2 a 5 años con un máximo de una hora de duración y su prolongación debe incluir descansos cada 20 minutos. A partir de los 5 años, es la etapa más común y sólo se permite por un lapso de dos horas, con la recomendación de realizar una actividad al aire libre durante 30 minutos, con exposición al sol.

Recuerda cuidar la distancia desde los ojos al dispositivo, correspondiendo de un teléfono móvil a 30 centímetros, tablet desde unos 40 centímetros, laptop o computadora a un mínimo de 50 centímetros y el televisor alejado a un metro.

Recomienda desarrollar zonas de área libres del "no uso de pantalla", tales como a la hora de comer, de hacer tareas, durante un compartir familiar y dormir temprano.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias