ONG: Pacientes con VIH son atendidos con ayuda internacional

logo170
Desde 2019 Venezuela recibe antirretrovirales por donativos del Fondo Mundial

Desde 2019 Venezuela recibe antirretrovirales por donativos del Fondo Mundial

Desde 2015 el Estado no ha destinado recursos para comprar pruebas PCR para el VIH

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en 2023 en Venezuela habían 110 mil personas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), pero sólo 74 mil habían sido diagnosticadas, y de esa cantidad, 57 mil reciben tratamiento, debido a que desde 2019, el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, ha destinado donativos para garantizar los antirretrovirales, 100% gratuitos a la población seropositiva.

Así como se consiguen los medicamentos por la asistencia internacional, ocurre lo mismo con las pruebas rápidas para detectar casos de VIH y sífilis en el país. Las PCR que existen en los laboratorios públicos han sido entregadas por la OPS, el Fondo de población de las Naciones Unidas (UNFPA), Unicef y ONUSIDA, y son insuficientes porque el Estado sólo las distribuye en algunos centros de salud sin llegar a cubrir los 335 municipios, así lo informaron organizaciones civiles como Acción Solidaria y Azul Positivo.

Esta es una de las principales causas por las que casi 36 mil personas con VIH en Venezuela, no saben que están contagiadas. Las ONG simplifican esta cifra diciendo que en promedio cuatro de cada 10 personas en el país, es portadora del VIH, pero vive sin saberlo.

"El tema de las pruebas de VIH tiene varias características: la primera es que las personas no se las realizan a menos que sea estrictamente necesario, porque producen mucho miedo en la población. Psicológicamente cada vez que alguien se va a realizar esta prueba empieza a hacer memoria y a pensar en todas las situaciones de riesgo en la que pudo estar expuesto. Eso se suma a que difícilmente una persona pueda hacerse estas pruebas en un centro de salud público. Eso reduce muchísimo las posibilidades de una detección temprana", comunicó Johan León, director general de la organización Azul Positivo, que trabaja en los estados Zulia y Falcón.

Resaltó que en 2019, en Zulia el 90% de las personas que llegaban al programa de VIH, estaban en fase SIDA, es decir ya la enfermedad había avanzado y se hacían las pruebas cuando ya presentaban signos y síntomas muy notorios y graves como una pérdida considerable de peso, coloraciones en la piel o sarcoma de Kaposi, diarreas frecuentes, sudoración o fiebre nocturna, hasta una lipodistrofia o cambios en la grasa corporal.

León destaca que en Venezuela, las pruebas de VIH son realizadas sólo cuando son estrictamente necesarias, como cuando una mujer se hace una prueba de embarazo y está obligada a conocer el diagnóstico para garantizar la vida de su bebé, o cuando un médico lo solicita para realizar una operación quirúrgica. Precisó, que las pruebas del despistaje del VIH, que pueden detectar el virus de 23 a 90 días después de la exposición, suelen encontrarse sólo en centros de salud pública en las capitales de estados. Por ejemplo, una persona que viva en Sanare, municipio Andrés Eloy Blanco del estado Lara, debe viajar hasta Barquisimeto para realizárselas de manera gratuita.

César Pacheco, director de la Unidad de Respuesta en VIH de la ONG Acción Solidaria, indicó que por esta razón la gran mayoría de la población está obligada a acudir a laboratorios privados para tener un diagnóstico certero, en donde las pruebas pueden tener un precio que oscila entre los 15 y 20 dólares, un monto que no es posible de cancelar para quienes tienen un poder adquisitivo bajo, o dependa de un sueldo del Estado.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este viernes 23 de febrero.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias