En los últimos cinco años han cerrado 70 Pymes en Lara

logo170
La mayoría de las empresas que han quebrado se encontraban en la Zona Industrial I de Barquisimeto

La mayoría de las empresas que han quebrado se encontraban en la Zona Industrial I de Barquisimeto

CaritasPrensa

La carrera cuatro de la Zona Industrial I registra más galpones abandonados.

Marco Teixeira

Pdte. Capmil

CaritasPrensa

Así como han cerrado algunas industrias, también han abierto industrias de alimentos.

Joel Segura

Pdte. Cilara

CaritasPrensa

Sector de la construcción sigue paralizado en un 95% en el estado Lara, nada ha cambiado.

Ronald Arias

Construcción

CaritasPrensa

Los empresarios piensan mudar sus fábricas por los impuestos tan elevados de Iribarren.

Elías Bessis

Cidralara

CaritasPrensa

A Jiménez lo mueve El Tunal, además hay unas 10 industrias, pero casi paralizadas.

Fernando Rodríguez

Empresario

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Al menos tres galpones completamente abandonados con sus instalaciones llenos de maleza y sus techos a punto de caerse se registran en la Zona Industrial I de Barquisimeto; otros 12 galpones se encuentran sin actividad económica, sólo con vigilantes cuidándolos y sus dueños se mantienen pagando servicios e impuestos mínimos, pero sin reportar oficialmente un cierre. Así lo informó Marco Teixeira, presidente de la Cámara de Pequeños, Medianos Industriales y Artesanos de Lara (Capmil), quien alertó que en el último lustro, aproximadamente unas 70 pequeñas y medianas empresas (Pymes) cesaron actividades en el estado por no soportar la carga tributaria ni la caída del consumo.

En la Zona Industrial I de Barquisimeto se ubican el 80% de las Pymes que hay en Lara. "La carrera cuatro es la que registra más empresas o galpones abandonados. La gente tiene miedo de dar información, pero sabemos que muchas se encuentran sólo con el vigilante y los dueños. Algunas reportan una paralización parcial de sus actividades. Por ejemplo, si es una industria de servicio cuando tienen demanda es que acuden cuatro o cinco trabajadores y una vez que sacan el trabajo se retiran", explicó Teixeira. La mayoría de las empresas que han desaparecido son de la rama de metalmecánica.

Recordó que en el año 1998, en Capmil, gremio que tiene 56 años en el estado Lara, había 900 empresas afiliadas. "Las Pymes comenzaron a surgir en el país cuando el Gobierno de la denominada Cuarta República empezó a otorgar financiamientos, y para recibirlos los empresarios estaban obligados a estar afiliados en una cámara económica", contó.

Entre los cierres más emblemáticos destaca unos registrados en la carrera cinco frente al Banco Provincial, donde operaba una industria de detergentes. "Allí hay unos seis galpones que pertenecían a una misma empresa que han sido alquilados o vendidos y ahora lo ocupan seis negocios diferentes. En esa misma carrera había una empresa de hidrojet que mermó sus operaciones. Una gran corporación que fabricaba sacos, hoy sabemos que la mitad de sus galpones están abandonados porque ha venido cerrando líneas de producción. Una fábrica de renovación de neumáticos ahora se redujo a una pequeña oficina comercial que vende cauchos", mencionó.

Al preguntarle por qué se dan esos cierres, manifestó que las causas suelen ser las mismas, falta de acceso a créditos productivos y a una competencia desleal, porque muchos productos de fabricación nacional han sido desplazados por los productos que llegan al país importados o por vías del contrabando. "Conocemos el caso de una industria de cosméticos que tenía una nómina de 47 trabajadores y ahora se ha quedado con sólo 12 personas, porque en los últimos meses ha ingresado al país un talco que cuesta 0.80 centavos de dólar, pero a ellos ese mismo producto les cuesta producirlo 1.20 centavos de dólar la unidad. Así tenemos historias como una fábrica de botas de seguridad que tuvo que cerrar sus puertas porque estaban ingresando al país botas elaboradas en China mucho más económicas", comentó.

Habló del caso de un galpón donde se fabricaban insecticidas y desinfectantes que también quebró en la Zona Industrial I, porque la industria sólo se quedó con las operaciones que realizan en la región central de Venezuela. "Hay empresas que se encuentran operando al mínimo de su capacidad instalada, en estado de sobrevivencia, pero sus dueños se empeñan en ser optimistas y están esperando que la situación económica mejore en este año electoral. Hay quienes ya no producen, pero mantienen gente cuidando la industria, evitando que se la desvalijen, roben o invadan", soltó Teixeira.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este miércoles, 21 de febrero.

Otras Noticias