Tiburones se corona campeón de la Temporada 23-24 de la LVBP

logo170
La asistencia a la quinta noche de la Gran Final fue de 14221

La asistencia a la quinta noche de la Gran Final fue de 14.221

Víctor A. Rodríguez I LA PRENSA DE LARA.- Mucha historia del béisbol venezolano se ha escrito en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto, y el día de hoy se escribió otra página más, pero esta vez de tristeza para todo un estado y alegría para el otro. Tiburones de La Guaira acabó con el maleficio de 37 años sin lograr un título, esto tras vencer a Cardenales de Lara en el quinto juego de la gran final de la LVBP con blanqueada de 3-0.

Una gran cantidad de fanáticos de Tiburones hizo el sacrificio de emprender un largo viaje hasta la capital musical del país, para vivir en cuerpo y alma cómo se rompía una mala racha, la más larga en la historia de la pelota criolla hasta la fecha, valió la pena y el retorno será de celebración y gozo.

A pesar de que no hubo barrida, La Guaira tenía todo en sus manos para festejar, sólo necesitaban un triunfo, llegó el día de ayer en un partido cerrado que tuvo como principal protagonista a su abridor Ricardo Pinto, quien volvió a blanquear a los crepusculares.

Lanzó siete entradas sin carreras, recibió seis hits, regaló tres bases por bolas y ponchó a cuatro para sellar su tercer triunfo de la postemporada, y el segundo de la gran final.

A la ofensiva, los "escualos" se apoyaron en Yasiel Puig, Danry Vázquez y Leonardo Reginatto, quienes impulsaron una carrera cada uno. La serie quedó 4-1 a favor de Tiburones.

No llegó el batazo

A lo largo de los cinco encuentros, los larenses carecieron del batazo oportuno para traer las carreras en momentos claves de cada partido. Tanto en el cuarto juego, que ganaron 6-5, como en el de ayer la sangre fría no estuvo presente y cuando había gente en circulación, no pudieron anotar en la mayoría de las oportunidades.

Jermaine Palacios y Rangel Ravelo (segundo y tercer bate) dejaron cuatro corredores en las bases cada uno, mientras que el cuarto bate, Hernán Pérez dejó otros tres, dicha situación fue factor clave. En el juego del sábado, a pesar de que ganaron, Ángel Reyes tuvo dos oportunidades al bate con las bases llenas y no pudo remolcar carreras.

El picheo se vino abajo al no poder frenar a la ofensiva más poderosa de la LVBP y fue otra final perdida para Lara.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias