Cardenales tiene casi cuatro años sin ganar un juego de la Gran Final

logo170

Víctor A. Rodríguez | LA PRENSA DE LARA.- Cardenales de Lara cumplirá este sábado, 27 de enero, cuatro años sin saber lo que es ganar en una serie final. Volvieron a caer, esta vez con marcador de 7 carreras por 5 ante Tiburones de La Guaira quienes siguen mostrando amplia superioridad y ponen a los larenses en "jaque".

La última vez que Lara ganó en un juego de una Gran Final, fue el 27 de enero del 2020, dicho partido fue para lograr su sexto título al derrotar 4-2 a Caribes en el séptimo encuentro. La campaña siguiente fueron barridos también por los anzoatiguenses.

Los larenses no terminan de dar el batazo para lograr un rally y el pitcheo sigue siendo castigado por la ofensiva litolarense. Ahora es casi imposible que ocurra una remontada y una nueva barrida en la instancia decisiva se asoma en contra de los crepusculares.

Este jueves estaban todas las esperanzas puestas en Máximo Castillo, el mejor lanzador de los "pájaros rojos" a lo largo de la campaña, pero el derecho también recibió castigo de Tiburones al conceder seis carreras limpias en cuatro entradas lanzadas.

El primer inning, Max pudo salir airoso tras recibir un doble de Maikel García para abrir el partido, pero en el segundo si le fabricaron dos anotaciones. Brayan Rocchio sonó doblete con las bases llenas y trajo dos. En la apertura del tercer inning, Yasiel Puig volvió a sonar un cuadrangular por el jardín central -como lo hizo en dos oportunidades en la ronda regular- y puso el marcador 4-0.

Lara por su parte, amenazó pero no pudieron anotar en los dos primeros innings, la carrera del descuento llegó en el tercero con sencillo de Jermaine Palacios.

La Guaira volvió al ataque en el quinto ante el mismo Castillo y en el relevo de Michele Vassalotti. Alcides Escobar disparó doble para remolcar a Maikel, y el mismo Alcides, anotó en la jugada por error en tiro de Hernán Pérez.

Los crepusculares buscaron reaccionar en el último tercio del juego donde anotaron cuatro carreras, pero el batazo grande no terminó de llegar a pesar del descontrol del relevo guairista.

En el noveno con las bases llenas y dos outs, Odúbel Herrera bateó rodado a la segunda base y el juego se terminaba.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias