Especialistas: Se debe reconocer pertinencia del código Braille

logo170
Con la disposición del código en todos los lugares se puede tener independencia aseguran especialistas

Con la disposición del código en todos los lugares, se puede tener independencia, aseguran especialistas

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Son personas privadas de la visión, algunos por enfermedad congénita y otros adquirido en cualquier momento, lo que implica el drástico cambio de estilo de vida. Todos con la misma necesidad y así lo expresan, para que la sociedad valore al sistema de lectoescritura Braille, sin limitarlo a la alfabetización y que el Estado considere su implementación en todos los ámbitos para garantizar la autonomía e independencia en estas personas con discapacidad visual y que tienen el derecho a la calidad de vida.

Como un desenvolvimiento de competencias, así se refiere Peter Barrios, siendo director de la Unidad Educativa Especial Luis Braille en Barquisimeto, al destacar la pertinencia de este código que va más allá de la formación académica y es salvoconducto para poder desenvolverse sin depender de cuidadores. Ellos tienen sus facultades y todo un potencial que no sólo implica superar las barreras de movilidad, sino las condiciones para poder ser atendidos con respeto, saber ubicarse en cualquier dependencia pública o instancia privada. Es la familiaridad que debería tenerse con el código en cualquier instancia y así facilitar el acceso a la información a este grupo de personas.

Precisa que el entrenamiento del recurso humano es uno de los pilares para facilitar el aprendizaje con expertos en educación especial, docentes con experiencia y que identifican lo importante del trabajo con profesionales en psicología, cuando se trata de alguien que recién se enfrenta a la ceguera por una enfermedad ocular, como retinopatía y glaucoma. Esta condición adquirida compromete la condición emocional, debido a la negación a ese nuevo proceso de aprender, comenzar desde cero y memorizar desde el tacto todos los signos que llevan al abecedario, así como a los números.

"Se tiene poco acceso a nuestra población y esto resta independencia", lamenta Barrios, recordando que se tienen algunos esfuerzos del Estado, pero falta una cobertura generalizada. Cita que los centros asistenciales deben estar identificados con el código Braille y conocen que solamente un laboratorio venezolano expide medicamentos con sus respectivas indicaciones con estos signos. Además de las señalizaciones, incluyendo esas podotáctil de colores amarillo en el piso y que permiten orientar el paso con los bastones.

Ellos crecen

Convivir con una familia que apoya el crecimiento personal y profesional de quienes desafían las sombras es una bendición que tiene José Gregorio Hernández Jiménez, quien es el tercero con esta condición congénita entre sus cinco hermanos. Tiene 41 años y baja en transporte público desde Colinas de San Lorenzo. Estudió en la escuela Luis Braille, se graduó en Educación Musical en la UPEL, formó parte de varias agrupaciones en el Conservatorio Vicente Emilio Sojo, donde también impartió clases y actualmente —desde hace 13 años— es docente de esa escuela inicial que lo enseñó a leer y a escribir, así como a desplazarse con bastón.

"Para nosotros el código Braille es muy importante porque nos da acceso a poder cursar todos los niveles de formación para llegar a ser un gran profesional", dice Hernández recalcando el pilar del soporte familiar para adquirir competencias. Cuida celosamente su regleta y el punzón para escribir, así como la caja aritmética para las operaciones matemáticas.

Recuerda que se pueden superar las trabas de la discapacidad y levantarse desde esta verdadera integración, sin quedarse en la alfabetización, sino tener información en cualquier lugar.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Ver más:
Otras Noticias