La coherencia detrás de la incoherencia

logo170
La coherencia detrs de la incoherencia la columna de opinión de Humberto Gonzlez Briceño

"La coherencia detrás de la incoherencia", la columna de opinión de Humberto González Briceño

LA PRENSA DE LARA.- La popularidad de la que aún hoy disfruta María Corina Machado no surgió de la noche a la mañana. Es el resultado de un claro proceso de distanciamiento y diferenciación entre ella y quienes se ofrecían como alternativa al chavismo desde la oposición.

Una de las muchas críticas que se le hace a esa oposición de la MUD/Plataforma Unitaria es su disposición a seguir negociando con el chavismo y participando en elecciones sin que esas negociaciones produzcan algún resultado y, quizás lo más grave, aceptando ir a elecciones sin condiciones ni garantías electorales.

María Corina Machado siempre fue la voz disonante frente a esa oposición acuñando con gran acierto aquella consigna que decía "En tiranía no se vota". Cada vez que la oposición se disponía a entrar en una nueva etapa de negociaciones-elecciones aparecía María Corina como aguafiestas.

Las críticas más duras e inclementes que María Corina haya recibido en su carrera política no vinieron precisamente del chavismo sino de esa oposición cuyo discurso quedaba al desnudo como colaboracionista e inviable al ser fustigado por quien, con toda razón en ese momento, fue rebautizada como María Coraje.

Porque oponerse al régimen chavista es una cosa pero denunciar a una oposición que le hace el juego requiere claridad y coraje. Por ello fue acusada de divisionista y enemiga de la unidad opositora que es el peor pecado del que se pueda acusar a alguien que se quiera presentar como opositor.

Sin que la premisa fundamental de su consigna haya cambiado, porque aun seguimos en tiranía, María Corina en un momento que no es fácil precisar cambió el tono y el contenido de su mensaje para llamar a votar en resistencia.

El escepticismo y la duda de sus propios seguidores, aún sorprendidos por la decisión de la ahora candidata, tuvo que ser tratado con una nueva consigna. Llegar hasta el final. El mensaje más o menos sugiere que aunque ahora se adopte la táctica de votar en tiranía esta vez, a diferencia de los otros candidatos opositores en el pasado, se trataba de ganar y cobrar. En tiranía, por supuesto.

María Corina logró ganar la Primaria opositora sin tener que responder la incómoda pregunta por qué en tiranía ahora si se vota, o sea una razón política de peso más allá de que ahora ella es la candidata de la oposición.

Pero esa no sería la única ni la última de sus contradicciones. Poco a poco ella se ha venido abrazando con los opositores que antes cuestionaba por razones morales y a su vez abrazando el discurso y las políticas de la MUD para hacerlas suyas. 

Hay quienes ven en esto una dramática incoherencia, y lo es. Pero esa incoherencia le abre paso a una postura coherente con esa oposición y con su disposición de participar en elecciones sin condiciones ni garantías.

Porque no se puede ir a elecciones en una tiranía sin aceptar sus reglas de juego. Eso sí sería una incoherencia.

Escrito por: Humberto González Briceño

*La Prensa de Lara no se hace responsable de las opiniones emitidas en los artículos de opinión, cuyo contenido es de entera responsabilidad de sus autores*

Otras Noticias

Opinion

Entorno en viñetas  10/05/2024 

| comentarios

Opinion

Entorno en viñetas 03/05/2024 

| comentarios

Opinion

Entorno en viñetas 12/04/2024

| comentarios