Diciembre entre pobreza y depresión para 14% de adultos mayores

logo170
Según cifras de la ONG de Derechos Humanos Convite unos 600 mil adultos mayores viven solos en Venezuela

Según cifras de la ONG de Derechos Humanos Convite, unos 600 mil adultos mayores viven solos en Venezuela

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- Camina con paciencia y encorvado mientras se traslada a una esquina de la carrera 13, entre calles 42 y 43 de Barquisimeto, a comerse una sopa de frijoles que recibió del comedor popular que funciona en el albergue la Ciudad de los Muchachos. Roberto Antonio Cerrada tiene 81 años y una mirada triste. Desde hace dos años vive solo y se alimenta por la caridad de la gente. Para él, las fechas del 24 y el 31 de diciembre se han convertido en una pena. "Me acuesto a las 10:00 de la noche esos días y cierro los ojos para que las horas pasen rápido", confiesa. De acuerdo con datos de la Asociación Civil Convite, publicados en enero de este año, Cerrada es parte del 14% de la población adulto mayor que vive sin la ayuda de un familiar en Venezuela.

"Uno deseara que las cosas fueran como antes, cuando se podían comprar los estrenos y hacer la cena navideña. Pero ya eso es imposible", expresa Douglas Mendoza, de 77 años, que también subsiste porque deambula por las calles pidiendo alimentos. En su caso no tuvo hijos, y junto a sus cuatro hermanos está a cargo de su madre, de 104 años. "Yo tenía una tienda de electrodomésticos, pero comencé a perder la vista y quedé incapacitado para trabajar", refirió. Contó que el año pasado probó las hallacas porque unos vecinos se las obsequiaron y pudo pasar un momento de alegría. Añora repetir esa escena este diciembre.

"Yo creo en Dios, por eso le pido que en este mes se haga su voluntad", indicó. En sus momentos de oración, sólo pide que le provea alimentos para el siguiente día. Nelson Freites, sociólogo y director de la Cátedra de Derechos Humanos de la UCLA, indicó que la depresión y melancolía embarga a muchos adultos mayores en el país en la época decembrina por las precarias condiciones en las que se encuentran.

"Venezuela desde 2015 vive una emergencia humanitaria compleja, es decir, las capacidades para atender las necesidades fundamentales de alimentación, salud y servicios públicos están desmanteladas. Y en esa situación no hay garantías para los derechos y no hay garantías incluso para que se mantenga la unidad de los grupos familiares. A eso se le suma que la mayoría de los emigrantes venezolanos son personas en edad productiva que va de los 16 a los 45 años", comentó.

El que un hombre a partir de los 60 años y una mujer al cumplir los 55 años tenga que vivir sólo de una pensión equivalente a 5 dólares al mes es una condena de vida. "Usted consigue a una persona de 70 u 80 años que no les llega agua de una manera regular, que su pensión no le permite atender las necesidades de alimentación, las necesidades de medicamentos, bueno esa persona está en pobreza extrema y está totalmente desprotegida, e imagínese llega la navidad y aquello es una pérdida", explica Freites.

Jarol Gómez tiene 57 años de edad y trabaja de vigilante; sin embargo, su sueldo no le alcanza para mantenerse. "Sigo trabajando porque tengo un hijo, de 22 años, que en este momento está desempleado, pero lo que gano no me permite comprar carne, me tengo que reprimir de muchas cosas", mencionó. En navidad recibe la ayuda de una sobrina, el dolor por no poder celebrar esta época como en el pasado le afecta mucho.

"En Lara, más del 85% de la población está en inseguridad alimentaria, es decir, no tiene garantía de provisión de los alimentos, tiene que reducir el número de ingesta de alimentos, el número de comidas, comer rubros más económicos, más carbohidratos, e incluso llega a comer una vez al día. Por eso, hemos visto cómo la gente enflaquece y se afecta su salud. Es duro para las personas de la tercera edad que sufren de hipertensión, y no pueden adquirir Losartán, que es uno de los medicamentos más consumidos. La gente se va agravando porque en vez de tomar una pastilla diariamente se la toma una vez a la semana y eso deteriora su vida", comentó Freites.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias