Por las nubes precio del cartón de huevos

Ana Uzcátegui | LA PRENSA de Lara - El precio del cartón de huevo en Lara se ha incrementado 3000% en los últimos 10 meses. En diciembre de 2018 tenía un precio de 24 bolívares, pero en la actualidad el valor promedio en los comercios de Iribarren y Palavecino es de Bs. 70 mil. El monto resulta exagerado para los larenses que ahora con el nuevo aumento salarial deben gastar al menos 50% de lo que sería el pago mensual del bono de alimentación para costear este alimento con gran aporte vitamínico y nutricional.

"El huevo era la proteína del pobre antes; cuando no podíamos comprar carne teníamos el consuelo de acompañar los desayunos o las cenas con un huevo. Ahora su precio es absurdo", exclamó Jesús Reyes, un señor de la tercera edad y que la última vez que pudo comprar un cartón de huevos con su pensión de Bs. 40 mil fue en junio, cuando se ubicaba en Bs. 29 mil.

Simón Leal, presidente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Integraciones Avícolas de Venezuela (Pymi Avícola), explica que el precio del huevo se ha incrementado por varias razones pero la principal y la más dramática es la caída de la producción y el consumo

Leal detalla que la Federación Nacional Avícola (Fenavi) registra que en el 2012, el sector abastecía a mercado nacional porque producían un millón 800 mil cajas de huevo al año, lo que representaba que cada venezolano consumía 160 huevos, pero ahora en 2019 la situación "cayó vertiginosamente" pues en lo que va de año apenas se han producido 450 mil cajas y el consumo per capita es de 50 huevos.

"Antes el país era líder en producción en Surámerica y ahora se produce 75% menos. Las granjas avícolas están trabajando a menos del 80% de su capacidad y toda la economía del sector depende del poder de compra que tenga el venezolano. De nada vale que produzcamos a niveles óptimos, si las personas no van a poder pagar el producto en el mercado, fenómeno que está ocurriendo en este momento", mencionó.

El indicador de consumo que dice Leal lo confirma la profesora universitaria Gabriela Pérez que relató como en su familia compran un cartón de huevo mensual sólo para que la abuela se alimente cuando antes su familia de cinco integrantes podían desayunar todos los días la proteína.

Carlos Angulo, director de Fenavi en el país, argumentó que la poca producción que existe se sostiene pero a un costo muy alto. Desde que el presidente Nicolás Maduro tomó el poder en 2013, los empresarios dejaron de encontrar el alimento balanceado que requieren las gallinas ponedoras, durante sus 75 semanas de ciclo productivo, y no obtuvieron más financiamientos de divisas para importar las vacunas de control sanitario, ni los insumos ni equipos requeridos para mantener sus granjas compitiendo con estándares internacionales.

"El alimento balanceado y las vacunas se pagan a un dólar libre, aunque el producto en el mercado no se pueda comercializar en divisas. Recurrimos a países como Colombia y Brasil para obtener los insumos, porque pagarlos en el país resulta mucho más costoso", explicó Angulo. Todos estos gastos que están bajo un esquema dolarizado, los termina pagando el consumidor final. El empresario señaló que en promedio una gallina ponedora requiere de tres vacunas en su lapso de vida para prevenir el virus de Gumboro (enfermedad que ataca las defensas en los primeros 16 días del animal), y cada 45 días consume aproximadamente dos kilos de alimentos balanceado, a base de maíz, sorgo y soya.

Fernando Camino, expresidente de Fedeagro informó que este año, se perdió el ciclo de invierno para la siembra de alimentos, y que de rubros como el maíz y el sorgo, sólo se sembró el 18% de la demanda nacional. De la soya fue cultivado el 1% del requerimiento interno, de allí la necesidad que los productores de aves recurran a la importación y al dólar negro.

Leal dice que es urgente que el gobierno tome decisiones que permitan cambiar la economía. "Requerimos reglas claras, no que nos financien la producción, pero si que el Banco Central garantice las divisas para importar los insumos. El venezolano requiere de mejor calidad de vida y nosotros requerimos de un programa que nos de garantías jurídicas para producir", señaló.

Considera que lo que resta de año, el sector no está en capacidad de incrementar su producción por la escasez de materia prima. "La respuesta del gobierno ha sido muy lenta, porque no hay las divisas suficientes. Queremos un esquema que nos permita buscar financiamiento desde el exterior para comprar lo que requerimos y que nos dejen trabajar en paz", expresó Leal.

Considera que con un programa productivo acertado, en un lapso de 120 días el país retomaría la producción de un millón 800 mil cajas de huevos al año que existía en el 2012.

Otras Noticias