Autoridades locales declaran estado de desastre por la sequía e incendios forestales en Bolivia

logo170
Según el último reporte del viceministerio de Defensa Civil aún hay incendios en los departamentos de La Paz Beni y Santa Cruz

Según el último reporte del viceministerio de Defensa Civil, aún hay incendios en los departamentos de La Paz, Beni y Santa Cruz.

EFE | LA PRENSA DE LARA.- La Gobernación del área amazónica de Beni, en Bolivia, se declaró en estado de desastre departamental por la sequía y los "incontrolables" incendios forestales que están poniendo en riesgo la vida e integridad de las personas y la biodiversidad.

El gobernador de Beni, Alejandro Unzueta, emitió un decreto departamental en el que señala que por recomendación del Comité Departamental de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres (Coderade) se declaró el estado de desastre, especialmente por los incendios registrados en la localidad de Rurrenabaque.

Explicó que los municipios de San Borja, Rurrenabaque, Baures y San Javier se declararon como zonas de desastre por los incendios y que como gobierno departamental han "agotado" toda la logística y los recursos.

Según Unzueta, se quemaron más de dos millones de hectáreas en Beni, por lo que trabajan para mandar alimentos, equipos, entre otros y la declaratoria de desastre está vigente por nueve meses.

"Los efectos causados debido a la magnitud de los eventos adversos obliga al Gobierno Autónomo Departamental del Beni a gestionar los recursos económicos, humanos, técnicos y logísticos necesarios ante el nivel central del Estado para la atención de las tareas de mitigación y control de las áreas afectadas", señala parte del decreto departamental.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, instruyó a través de sus redes sociales la "activación inmediata" del Comando de Incidentes en Beni que "concentrará el esfuerzo de militares, policías y civiles para proteger la vida de las personas, sus bienes y el medioambiente que pudieran ser afectados".

El mandatario exhortó a quienes siguen utilizando los chaqueos, la quema de la tierra para prepararla para la siembra, a "terminar con esta práctica ilegal e irresponsable con el medioambiente".

Los ministro de Defensa, Edmundo Novillo, y de Gobierno (Interior), Eduardo del Castillo, que se encuentran en Rurrenabaque realizando sobrevuelos para identificar los focos de calor e incendios, también entregaron ayuda humanitaria a las comunidades afectadas y conformaron el Comando de Incidencias para la Atención de Incendios Forestales.

Novillo expresó que cuando se apaga el fuego en alguno lugares, "otros se encargan de incendiar" y que hay "gente interesada" en que esta situación persista en el lugar.

Agregó que están movilizados 65 bomberos militares y están dos helicópteros en el lugar realizando los trabajos de mitigación.

De acuerdo con el último reporte del Viceministerio de Defensa Civil, aún hay incendios en los departamentos de La Paz, Beni y Santa Cruz, en los que están trabajando 159 bomberos forestales para mitigar el fuego.

Rurrenabaque es cercana al Parque Nacional Madidi, una de las reservas protegidas más biodiversas del mundo y uno de los destinos turísticos más importantes del país.

Bolivia afronta desde hace varios meses una intensa sequía que afecta a gran parte de su territorio y amenaza las provisiones de agua en algunas ciudades, mientras que en el campo el líquido es escaso para el ganado y la producción de alimentos, además de los incendios.

Información: EFE, La Paz, 14 nov.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias