Septuagenario murió tras ser arrollado por un vehículo que se dio a la fuga

logo170

El hombre murió frente a su casa, en la avenida Fuerzas Armadas

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- La calle que cruzaba a diario, junto a la oscuridad de la noche e imprudencia de un conductor, terminó siendo una guillotina para José Torres.  Este señor, de 70 años, fue arrollado la noche del viernes al frente de su casa en la avenida Fuerzas Armadas con 61 y el impacto fue tan fuerte que le causó la muerte instantánea, mientras el vehículo aceleró aún más la velocidad.

Así lo contó su hermano Carlos Torres, quien llegó con una bolsa transparente contentiva de la camisa y pantalón para vestir el cuerpo de su hermano en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda. Señaló que la víctima era profesor jubilado y que los testigos vieron cómo voló a varios metros debido a que una camioneta Toyota modelo Terios lo embistió aproximadamente a las 7:30 p.m., sin dejar rastros de frenos.

"Fue tan cerca de la casa, estaba a poquito para entrar y pasó esta tragedia", se lamentaba el hermano, quien se enteró a los pocos minutos y corrió a verificar, pero no hubo tiempo para auxiliarlo. Sintió como si el corazón se fuese a desgarrar mientras corría la sangre por el asfalto.

Señaló que es un tramo de poca iluminación durante las noches, con varios árboles de extensas ramas y que posiblemente pudo ser uno de los detonantes para este fatal accidente. Además del exceso de velocidad del conductor, porque "tuvo que ir corriendo mucho y así elevarlo a más de 10 metros". Señala con su dedo índice, tratando de explicar el aproximado de distancia y prosigue, llevando sus manos a la cabeza, al recordar los golpes que sufrió el señor José. Fueron politraumatismos generalizados, pero los craneoencefálicos tan severos que le causaron la muerte de manera instantánea.

"¡Se dio a la fuga, desaparece!", dice casi en susurros y mirando hacia el piso en señal de resignación y con tantas interrogantes que puede llevarse esa persona responsable que ni siquiera tuvo la intención de averiguar su estado o intentar trasladarlo a un centro asistencial.

Lo recuerda como un profesor que, aún jubilado y con sus avanzada edad, se mantenía con energías. Presume que pudo ser por las condiciones de deportista que tuvo, porque durante muchos años se mantuvo activo en el campo como pelotero y que abandonó por molestias en una rodilla. Era cordial y vivía con un sobrino porque no tuvo hijos.

Información: EFE, , 18 sep.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Ver más:
Otras Noticias