Reos de Uribana denuncian mala alimentación en el penal

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- El hambre que sufren los presos del Centro Penitenciario David Viloria, conocido como cárcel de Uribana, se evidencia en sus costillas ya que se pueden contar fácilmente y pareciera que fueran a atravesar la piel.

"Aquí comemos sólo dos veces al día y es una arepa pura o agua con frijol. Por eso estamos así tan desnutridos", soltó un privado de libertad que se comunicó con LA PRENSA. El reo denunció que desde hace aproximadamente cinco meses en Uribana la alimentación ha reducido y desmejorado considerablemente.

Pasó de tres platos, a sólo dos comidas diarias. El menú no varía, sólo es una arepa "finita como una oblea" y agua con frijol. El horario de entrega de comida es de 9:00 de la noche y 5:00 de la mañana.

"Al mediodía cuando nos estamos muriendo del hambre comenzamos a tocar las rejas para que ellos (directiva) sepa que nos están matando poco a poco", soltó otro reo, que también se comunicó con este medio.

Los familiares de los reclusos contaron que desde que cambiaron a la directiva y llegó "Apostolito", presuntamente, la situación alimentaria en el penal se puso "peor", y aseguraron que existe un desvío de comida.

A través de una carta los reos denunciaron que en el centro de reclusión hay un preso que tiene las llaves del economato o comedor. Escribieron en la página que los miércoles, al parecer, cuando llega la comida al penal, este saca bultos de harina, arroz, pasta y pollo y se los entrega a "funcionarios" para pagar "favores" como ingresos de teléfonos al penal.

"Si vieran cómo sacan la comida cruda para la calle. Uno aquí encerrado no puede hacer nada porque por todo te amenazan. Comemos bien cuando vienen los funcionarios de la Cruz Roja Internacional; ahí sí nos dan hasta las tres comidas, como pasó hace tres semanas", comentó el recluso que prefirió estar en anonimato.

El temor que sienten los más de 2 mil reclusos es la muerte, pues aseguraron que el "Gobierno condena a la hambruna" y tras una mala alimentación hay enfermedades que los puede llevar a la tumba.

Muertes ascienden

"En Venezuela no hay pena de muerte, pero el hambre mata a los presos si no se les da comida o medicamentos, y eso es responsabilidad del Estado. No es posible que un preso ingrese con 80 kilos y en poco tiempo pesa 40 kilos", comentó Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), en el balance del primer semestre sobre las muertes dentro de los penales.

Más de 50 privados de libertad murieron en las cárceles durante el primer semestre de 2019, por diferentes enfermedades, donde resalta la desnutrición. Prado durante su informe del año 2018 explicó que la comida que recibe a diario un recluso, no reúne las calorías que establece la Organización Mundial de la Salud, la cual es de 2.000 al día.

Otras Noticias
Sucesos

Vuelve la calma al penal de Santa Ana

| comentarios

Sucesos

Encuentran esqueleto en Urdaneta 

| comentarios