Cinco migrantes fallecidos y siete desaparecidos en el Mediterráneo tras zarpar de Túnez

logo170

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- Guardacostas tunecinos rescataron este lunes a 23 personas migrantes y recuperaron los cadáveres de otras cinco -incluido un menor-, mientras siete continúan desaparecidas cuando trataban de alcanzar la costa italiana, informó a Efe el portavoz del tribunal de Sfax, Fawzi El Masmoudi.

La embarcación de madera, con 35 personas a bordo, en su mayoría tunecinos y algunos originarios del África subsahariana, volcó poco después de salir del extrarradio de la ciudad de Sfax (centro oeste), principal punto de partida de la migración irregular a Europa.

De las 70.000 llegadas de migrantes este año a la costa italiana, 37.700 lo hicieron desde Túnez, mientras los guardacostas tunecinos interceptaron a más de 23.000 personas que trataban de cruzar el Mediterráneo central, la ruta migratoria más mortífera actualmente, según el último informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

A principios de julio, al menos 1.200 subsaharianos -incluidos residentes legales y solicitantes de asilo- fueron detenidos por las fuerzas de seguridad en redadas masivas para ser expulsados a las fronteras terrestres con Libia y Argelia, en una zona sin acceso a comida, agua o asistencia.

Tras más de una semana, 600 personas que se encontraban en territorio libio fueron realojadas por la Media Luna Roja en centros de acogida, mientras cientos de ellas permanecieron bloqueadas durante más de un mes y, según las autoridades libias, fueron evacuadas tras un acuerdo con Túnez para distribuirse los grupos y reforzar las fronteras.

El Gobierno tunecino ha acusado a las organizaciones internacionales, especialmente Naciones Unidas, de declaraciones "imprecisas e incluso engañosas" sobre estas expulsiones y ha defendido que el Estado no es responsable de lo que sucede fuera de su territorio.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) instó a la Unión Europea a suspender el apoyo financiero a Túnez después de que firmase el pasado 16 de julio un acuerdo para reforzar sus fronteras a cambio de importantes inversiones, incluido un paquete de 105 millones de euros para rescates y "retornos voluntarios", y aseguró que el país magrebí no es un lugar "seguro".

El presidente tunecino, Kais Said, que se arrogó plenos poderes en julio de 2021 "para preservar la paz social", pidió en febrero a las fuerzas de seguridad tomar medidas urgentes contra las "hordas" de migrantes que forman parte de una "conspiración" para cambiar la identidad "arabe-musulmana" de Túnez.

Fuente: EFE.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Ver más:
Otras Noticias