El 74% de la población en Lara esta en pobreza

Ana Uzcátegui | LA PRENSA de Lara.- La crisis crece a pasos agigantados en Lara, al punto que el 74% de los hogares en la entidad viven en pobreza, según señala la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) realizada por investigadores de la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar. Este estudio, mide la pobreza multidimensional, determinada por la privación simultánea de múltiples indicadores de necesidades básicas, considerando específicamente el ingreso, el acceso a la vivienda, servicios públicos, y educación.

Encovi se basa en el método de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para recaudar información, que es el mismo que ha implementado el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) desde 1970 al realizar el Censo Nacional de Población y Vivienda. En Lara han considera una población de un millón 17 mil 944 habitantes, determinando que la mayoría tienen tantas carencias, que el estado supera por 23 puntos, el promedio del nivel de pobreza nacional, que es 51%.

"En el país hay muchas distorsiones económicas, una de ellas es el salario. Casi la totalidad de los venezolanos tienen ingresos bajos, sin la posibilidad de adquirir los alimentos requeridos para cubrir sus necesidades. Quienes ganan salario mínimo de 40 mil bolívares mensuales, han tenido que recurrir al rebusque para subsistir, pero tener esa limitación en el ingreso está causando estragos en la población más vulnerable, los niños menores a cinco años de edad, que presentan desnutrición", informó María Ponce, investigadora de Encovi.

En la entidad, el 10,6% de los infantes en edad preescolar, sufren de desnutrición, según la encuesta. "La vulnerabilidad tiende a ser mayor en los municipios rurales que en los urbanos. Hay municipios donde los indicadores son alarmantes, como en el caso de Andrés Eloy Blanco, donde el 24,88% de los niños de cero a 5 años, está por debajo de su peso. Le sigue de cerca Simón Planas, con el 16,84% de los infantes en riesgo nutricional y de crecimiento y Urdaneta con el 15,56%", explicó.

Señaló que estos infantes quedarán marcados por el resto de sus vidas, porque la desnutrición afecta el desarrollo cerebral, cognitivo y retarda el crecimiento. Carlos Meléndez, sociólogo, explicó que la dificultad de adquirir alimentos en Lara, es la más alarmante, porque genera un efecto dominó en todas las condiciones de vidas de las personas. "Que cada vez haya más niños desnutridos, apunta a un problema de salud pública. Estos infantes son más propensos a incorporarse a bandas criminales o a involucrarse al consumo de drogas o a actividades delictivas. Es común que en los gobiernos que tienen bajos niveles democráticos, haya más hambre", declaró.

Hace ocho años, sólo el 9,8% de los hogares larenses eran considerados pobres, según el INE.

Ver más:
Otras Noticias