Más de mil familias del oeste de Barquisimeto exigen regularidad en el suministro de agua

logo170
CaritasPrensa

Ya han reparado motores en Dos Cerritos y sigue el problema.

Héctor Seguerí

Jubilado

CaritasPrensa

No tenemos agua potable, y al llover brotan las cloacas.

Laura Sequera

Ama de casa

CaritasPrensa

A uno no le alcanza el sueldo para estar comprando agua.

Ana Fuentes

Administrativo

CaritasPrensa

Queremos agua, ya tenemos años así, estos meses se agrava.

Rafaela Guédez

Ama de casa

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Una protesta ante Hidrolara con envases vacíos en plena avenida San Vicente exigía agua por tuberías. Se trata de más de mil familias que viven al oeste de Barquisimeto que están afectadas por la falta del servicio. Y en simultáneo, habitantes de Santa Isabel insistían en la aprobación del proyecto para el acueducto que beneficiará a 31 familias, para el que ya tienen —por autogestión— los materiales necesarios.

Muy cerca de la sede principal de la hidrológica estaban los vecinos, en la calle 52 con avenida San Vicente, quienes manifestaron que el problema de las fallas del servicio de agua afectan hasta la calle 58. "Son 33 semanas sin agua, no somos camellos. Somos seres humanos", manifestaba Héctor Seguerí en tono de molestia y en representación de alrededor de mil familias afectadas. Mientras tanto, el resto de vecinos gritaban al fondo y sostenían pancartas en las que expresaban su desesperación, su padecimiento sin agua, además del colapso de aguas negras.

"Nosotros llevamos mucho tiempo sin el servicio por tubería y en varias oportunidades hemos solicitado ayuda, pero no tenemos respuestas", precisa y dice que perdieron la cuenta de la paralización de motores en el Sistema Alto Tocuyo (SAT) y temen que se trate de un problema local con alguna válvula.

Ana Fuentes precisó que también se encuentran afectadas entre 25 familias de la carrera 2 entre calles 57 y 58 de la comunidad Brisas del Aeropuerto. "No soportamos esta especie de castigo", denuncia que no son incluidos en el apoyo de cisternas.

En las escaleras de Hidrolara estaban apostados varios vecinos de la calle 4 con carrera 4 de Santa Isabel, quienes siguen insistiendo en la aprobación del acueducto. "Ya tenemos la tubería y todos los materiales por autogestión", señaló Orangel Gallardo, de un proyecto para 31 familias a cuatro años de espera.

Otras Noticias