Inestabilidad de la moneda aniquila el poder adquisitivo 

logo170

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- Limitar gastos, ejercer otros trabajos y migrar al comercio informal es lo que están haciendo los venezolanos para cubrir sus necesidades básicas, debido a los bajos salarios y a la inestabilidad de la moneda que hace que cada vez el ingreso familiar tenga menos poder de compra.

El economista y profesor de la Universidad de Carabobo, Carlos Ñáñez, explicó que la inestabilidad tiene incidencias directas en la caída de la demanda, la gente adquiere pocos bienes y servicios, y asegura que todo se debe a la falta de disciplina fiscal y monetaria que hay en el país.

"La inestabilidad del tipo de cambio tiene un efecto en la pérdida consecutiva del poder de compra del ingreso del venezolano, y esa pérdida del poder para adquirir productos tiene unas incidencias directas en la caída de la demanda, en términos económicos se llama crisis de la demanda, es decir, que esta no puede ser satisfecha con el nivel de ingreso que reciben los ciudadanos, que serían menos de 70 dólares al mes", aseguró.

Detalló que el primero de mayo, el Gobierno nacional no aumentó el salario mínimo, el cual está fijado en Bs. 130, sino que otorgó una serie de bonos los cuales no tienen incidencia en vacaciones ni prestaciones, lo que afecta el ingreso familiar y además contribuye a la inestabilidad porque para el momento que fueron anunciados representaban un monto, pero al cambio actual no vale lo mismo. Además, hay bonos que no son cancelados en la fecha correspondiente, por ejemplo, el bono de guerra pasó de Bs.750 a Bs. 810, pero no fue pagado al cumplirse el primer mes, igual ocurre con la cestaticket, la cual fue fijada en Bs.1.000 que antes al cambio eran $40 y ahora es $35.9 al BCV.

"Vemos como todas estas inconsistencias en el pago y la incertidumbre van generando un efecto nocivo de contracción en la capacidad de compra del ciudadano venezolano y esa poca capacidad evidentemente afectan al sector comercio y al sector de servicios, que son los únicos dos sectores que habían tenido crecimiento en la actividad económica nacional", aseguró.

Asimismo, detalla que todos los sectores económicos se están viendo afectados por la falta de estabilidad de la moneda y que eso se ve evidenciado en la contracción del Producto Interno Bruto (PIB).

"Según cifras extraoficiales, hay una contracción de 8 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) y se esperará al cierre del año un crecimiento que no supere el 2% del PIB solamente en los sectores comerciales y de servicios, y ese 2% está condicionado al equilibrio del tipo de cambio, porque si el tipo de cambio aumenta desde luego se contrae el poder de compra con las bonificaciones que complementan el salario en Venezuela", expresó.

En las calles

La pérdida del poder adquisitivo del venezolano queda al descubierto en lo que cuentan los ciudadanos en las calles, quienes aseguran que cada vez es menos lo que pueden comprar y que tras la entrega de los bonos que fueron anunciados en mayo los precios de los productos han ido aumentando considerablemente.

Una harina pasó de costar $1 a valer $1.25, el arroz que oscilaba entre $0.90 y 1, se consigue en los anaqueles en $1.35 y el aceite de $3.60 a $4. Los rubros aún con sus precios estipulados en dólares han incrementado entre 0.20 y 0.40 centavos de dólar y, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la Canasta Alimentaria Familiar en mayo fue de $523,29, es decir, los ciudadanos necesitaban de 108 salarios mínimos para poder acceder a ella.

"Antes con 20 dólares se podía hacer un pequeño mercado, pero ahora son pocos los productos que se pueden llevar, hay que ir a varios comercios a buscar lo más económico y tratar de rendir las cosas porque hay algunas que están muy costosas", manifestó Dilia Ramírez, quien se encontraba buscando los mejores precios en el centro de Barquisimeto.

Los larenses se apoyan en la Cooperativa Cecosesola y en los mercados, donde las hortalizas y verduras tienen un precio más accesible y que les permite rendir el dinero para la compra. Pero no todos los larenses tienen la posibilidad de gastar 20 dólares en comida, sobre todo las personas de la tercera edad, quienes sólo dependen de la pensión y de la caridad de otras personas para poder comer.

Pensionados

José Ramón Quero, de la ONG Convite, destacó que los adultos mayores deciden entre comprar comida, medicinas o artículos de higiene personal y al no poder adquirirlos todos su salud se ve afectada.

Explica que son pocos los adultos de la tercera edad que compran medicinas, porque mínimo mensualmente requieren de $20 para comprar algunos medicamentos para tratar enfermedades, como la hipertensión, diabetes y para disminuir el riesgo de ataques al corazón e irritación en los ojos.

"Vemos que hay estados donde hay escasez de algunos medicamentos, pero también el incremento de las medicinas impide que con las pensiones y bonos se puedan comprar los artículos de higiene personal, que es algo de lo que nadie habla y que los afecta, porque el no tener una buena higiene puede causarle problemas en la piel", aseguró.

Falta disciplina

El economista, Carlos Ñáñez, explica que para poder superar la inestabilidad de la moneda se debe imponer una disciplina fiscal y monetaria.

"Cuando hablamos de la disciplina fiscal es no gastar más de lo que ingresa, recuperar y diagnosticar de manera urgente el estatus de la industria petrolera, porque Venezuela es un país que depende hoy más que nunca de su industria, la cual está muy golpeada y que es incapaz inclusive de satisfacer los requerimientos de la demanda interna", aseguró.

Destaca que es incomprensible que Venezuela sea un país petrolero y no tenga la capacidad de extraer el crudo para exportarlo, lo que no permite tener un flujo efectivo de caja que le permita contener del tipo de cambio y así mejorar el poder adquisitivo del venezolano.

"El primero de mayo en Venezuela no se aumentó el salario, Venezuela es el país que tiene menor salario a nivel mundial y el Gobierno tiene que revertir todo esto con una política que produzca confianza en los sectores productivos con respeto a la propiedad privada", expresó.

A la informalidad

El economista, Naudy Pereira, resalta que el venezolano que pierde cada vez más su poder de compra ha llevado que migre a los trabajos informales, donde puede percibir un poco más de ingresos.

"Los ciudadanos buscan compensar los bajos salarios que se ofrecen, sobre todo en las empresas públicas migrando a la informalidad, porque no pueden mantenerse trabajando por 0.16 centavos de dólar diario que es lo que se ofrece con el salario mínimo, ninguna familia con ese ingreso se puede mantener".

Además, detalla que hay una tasa de empleo informal que ronda el 60%.

Ventas bajaron un 40% en el primer semestre de 2023

Simón Salas, vicepresidente de la Cámara de Comercio del estado Lara, aseguró que las ventas bajaron entre un 40 y 25%, motivado al poco poder adquisitivo que tiene el venezolano. Los sectores más afectados fue el textil, calzado y entretenimiento (ocio).

"Hay caídas en el consumo y en las ventas evidentemente, hay sectores desde el punto de vista comercio mucho más desfavorecidos con caídas de hasta el 40% de las ventas y otros menos desfavorecidos que rondan entre 20 y 25% de la caída de las ventas, pero sigue siendo la misma tendencia este semestre con el que cerramos el año pasado, no hay una mejora significativa, simplemente han caído las ventas en todo el sector", dijo. Destacó que los sectores que menos se vieron afectados en el semestre fue el de alimentos y de salud.

"Los sectores que siguen teniendo ventas en este momento son el sector salud y alimentos, entre los menos favorecidos está el calzado, ropa, electrodomésticos, incluso que en su momento fue un boom, que fue el ocio. Hay una caída en las ventas, sobre todo porque los servicios están tomando sus precios reales y las personas están actualizando esos pagos", dijo.

Salas detalló que aunque en el semestre no reporten cierre de comercios, sí hay establecimientos que han reducido sus espacios porque no tienen para invertir o están cambiando la mercancía. "Hay algunos que están cambiando de rubro, se van a alimentos o reducen a la mitad su espacio de trabajo tratando de bajar los costos operativos para poder mantenerse", dijo.

Señaló que una de las soluciones es volver al sistema crediticio, debido a que el sector comercio necesita oxígeno financiero que sea por la banca.

Patologías aumentan y se agravan más

La doctora Luzmila Leal, representante de Médicos Unidos en el estado Lara, destacó que el no haber poder de compra afecta directamente a las personas de la tercera edad en el tratamiento de sus enfermedades, porque al no ser controladas se agravan. 

"No existe realmente una condición económica para que los pacientes con enfermedades crónicas como la hipertensión, artritis, lupus, cáncer, diabetes, entre otras, tengan la posibilidad de adquirir sus tratamientos para así controlarla, por eso aparecen las complicaciones. Eso hace que posteriormente se agraven estas enfermedades y que incluso los pueda llevar a la muerte. Pero mientras no exista un verdadero poder adquisitivo para las personas de la tercera edad seguiremos viendo este problema tan grave", aseguró la doctora. 

Detalla que si no les alcanza para comer, no les alcanza para los medicamentos y esto se evidencia cuando las personas solicitan medicinas por redes sociales o buscan apoyarse en fundaciones para que les brinden una ayuda.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Ver más:
Otras Noticias