Renuncia de rectores deja en tela de juicio independencia del CNE

logo170

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- La decisión de los rectores principales del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla y Alexis Corredor, así como de los suplentes Carlos Quintero, Gustavo Vizcaíno, Saúl Bernal, Leonel Párica, Rafael Chacón y Francisco Garcés de colocar sus cargos a la orden de la Asamblea Nacional (AN) 2020 para que sean designadas nuevas autoridades del Poder Electoral, ha desatado cualquier tipo de elucubraciones en el entorno político venezolano. Abogados en derecho constitucional y expertos electorales consideran que la acción, que primero se dio a conocer la noche del miércoles por una orden del día que dejó circular el Parlamento en redes sociales, sólo evidencia la debilidad institucional que hay en Venezuela.

"Esa palabra que pronunció Calzadilla de colocar su cargo a la orden genera mucho ruido en la opinión colectiva. Esa figura no aplica en el marco legal venezolano. Para efectos de que la AN pueda proceder a una nueva designación de rectores del CNE, requiere que previamente haya una renuncia elevada ante esa instancia. El artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Electoral así lo prevé", enfatizó Jesús Castellanos, politólogo y especialista en sistemas y procesos electorales.

El doctor en Ciencias Políticas, Luis Salamanca, destaca que los rectores del CNE son funcionarios de alto nivel nombrados por la AN en 2021, por lo tanto no pueden deportivamente decir que "dejan su cargo a la orden", tienen que renunciar o ser removidos. "Creo que esta acción debe leerse como que los obligaron a salir del CNE porque hay un plan preconcebido para hacer que las elecciones presidenciales 2024 sean fáciles para Maduro", soltó el analista político.

Calzadilla no explicó las razones por la que decidieron tomar esta decisión, sólo se limitó a leer un breve comunicado en horas del mediodía de ayer en el que dijo: "Los rectores continuaremos en el ejercicio de nuestras funciones hasta que la AN cumpla con los extremos legales de una nueva designación, y las actividades del CNE continuarán ejecutándose sin contratiempos", expresó sin más detalles.

Sin hacerse esperar, la AN 2020 hizo este jueves su sesión ordinaria aprobando por mayoría calificada la creación de la Comisión Preliminar que conformará el Comité de Postulaciones que recibirá y revisará las postulaciones de candidatos que aspiren a ser autoridades del CNE, quedando designados los diputados Giuseppe Alessandrello, Desiré Santos Amaral, José Gregorio Correa, Cilia Flores, Nosliw Rodríguez, Didalco Bolívar, José Villarroel, Luis Romero, Miguel Salazar, Ricardo Sánchez y Gloria Castillo para tal fin.

Jorge Rodríguez, presidente de la AN, resaltó que las designaciones del CNE es una tarea "urgente". "La misma serenidad, la misma paciencia, la misma amplitud, el mismo don de escuchar a todas y a todos, para que se conforme ese Comité de Postulaciones de manera perentoria y para que en un lapso lo más rápido posible estén aquí los cinco rectores principales y los 10 suplentes para que puedan ser juramentados", expresó en el hemiciclo.

El comentario del parlamentario generó una duda mayor en la opinión pública, porque manifiesta que se escogerán de nuevo a todos los rectores del CNE, cuando dos rectores principales, Roberto Picón y Enrique Márquez no renunciaron a sus cargos.

"Esos rectores no renunciaron, deben seguir, si no siguen sería una violación a la ley", expresó Luis Lander, director del Observatorio Electoral Venezolano. "Los rectores que renunciaron tienen que quedar en el ejercicio de la función. Pero hay que decir que la Constitución es letra muerta en Venezuela", dijo Leonel Ferrer, profesor de Derecho Constitucional de la UCV.

"La AN no tiene la capacidad ni la competencia para forzar la renuncia de los otros poderes públicos electorales", dijo Castellanos.

Posibles causas

Ferrer considera que esta decisión de elegir un nuevo CNE tiene dos causas fundamentales: "Es una estrategia del Gobierno para crear una matriz de opinión en cuanto a la modificación de las condiciones electorales, sembrar desconfianza dentro del electorado que es fundamentalmente opositor, y por ello están empujando a congelar las elecciones primarias en las que la oposición busca un candidato unitario, porque el Gobierno sabe que en un proceso electoral donde haya más o menos garantías y que estén dispuestos a participar toda la oposición unida, el oficialismo tendría muy pocas posibilidades de triunfo", manifestó.

Jesús Castellanos sostiene que la elección de un nuevo CNE en Venezuela es una "Crónica de una Muerte Anunciada", y hay varios indicios que hacen creer esto. Primero, el CNE tenía desde abril de 2022 sin designar a un vacante para el puesto de rector principal que dejó Tania D'Amelio, quien salió tras ser jubilada de este poder y pasó a ser magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Segundo, el 09 de enero, Jorge Rodríguez, presidente de la AN, manifestó que tras conversaciones entre sectores de oposición y el Gobierno había surgido el planteamiento de conformar un nuevo CNE.

"Se sabía que venía unas nuevas designaciones de un ente rector que por supuesto sea mucho más potable, leal, afín, subordinado al actual régimen. La elección presidencial de 2024 es la elección más importante del sistema político venezolano, porque es la que garantiza la permanencia del régimen. El régimen por supuesto no va a ir a una elección con una administración electoral en la cual ellos no se sientan seguros", argumentó.

Evalúan primarias por autogestión

"Hemos considerado el escenario autogestionado y esto es lo que estamos evaluando", expresó Jesús María Casal, presidente de la Comisión Nacional de Primarias (Cndp). Actualmente se mantienen en sesión permanente para saber qué decisión tomarán.

El 04 de junio esta comisión había informado que aceptaba la asesoría técnica del CNE para realizar estos comicios internos con los que la oposición busca un candidato unitario que se enfrente contra el Gobierno en las presidenciales 2024, y esto incluía aceptar la máquina de votación y las captahuellas o el Sistema de Identificación Biométrica.

Luis Salamanca, abogado y doctor en Ciencias Políticas, alega que la renuncia de los rectores del CNE que eran identificados como oficialistas tiene un propósito muy claro: "ponerle palos a las carretas de las primarias. Hacer que no se desarrollen o sembrar la desconfianza dentro de la oposición", comentó.

Sostiene que la oposición tiene que recurrir a la autogestión de las primarias, aun siendo esta vía más costosa para la oposición. "Tienen que evaluar hacer las elecciones manualmente, hacerlas en sitios públicos, ya no en los centros de votación, un poco al estilo del plebiscito del 16 de julio de 2017, que fue realizado por la propia gente. Ciertamente, las cosas se complican para la oposición ahora porque en una elección entre varios candidatos siempre hay el recelo para que se respetan los votos y la transparencia en el proceso", mencionó.

Incluso, considera que a partir de ahora está sobre la mesa la posibilidad de que la oposición evalúe nuevos escenarios, como escoger un candidato unitario por consenso. "¿En qué tiempo se escoge un CNE?, para la oposición es vital porque faltan cuatro meses para las primarias", se preguntó Salamanca.

El abogado, Leonel Ferrer, explicó que siguiendo los pasos que establece la Ley del Poder Electoral, elegir a las autoridades del CNE de manera expedita puede demorar unos tres meses, "pero esto depende de la voluntad política que tenga la Asamblea Nacional".

Otras Noticias