Productores de Crespo se debaten entre perder o regalar sus cosechas

logo170

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Productores de la zona alta de Cubiro y Duaca están preocupados por las dificultades para vender sus cosechas, debido a la falta de combustible. Se encuentran entre el dilema de perder o regalar las hortalizas o frutas al más necesitado, pese a que no tendrían cómo reponer la inversión. La producción de leche, tomates, pimentón, cebollín y otros son los más afectados. También genera dificultad en los mercados populares, donde apenas logran recibir entre 4 a 5 camiones al día.

Un productor de Jiménez —temeroso de identificarse— señala que hay agricultores con varios días en cola en las estaciones de servicio de Barquisimeto porque ni siquiera tienen cómo devolverse. Se queja del bajón de precio del tomate y lo delicado que es, fácil de descomponerse, la lechuga también deben venderla rápido y el brócoli junto al cebollín y perejil terminan amarillos, marchitos. Precisa lo doloroso de una pérdida que encierra el sacrificio por los insumos químicos y las horas de trabajo.

"Quedamos sin opciones", lamenta el productor Gerardo Castillo, al expresar que los más afectados son los rubros de tomates, pimentón y ají, además del queso junto a la leche. Precisa que en el municipio Crespo la caída del precio del queso fue de 50%, cuando ni se considera los gastos para adquirir cuajo, sal y demás ingredientes. Les cuesta hasta para subir a las fincas y les resulta más económico ir en una moto porque consume un estimado de seis litros de combustible, pero es poca la capacidad que tienen para transportar la mercancía.

Luis Arrieche, uno de los coordinadores del mercado Las Catatumbas, menciona que de los 10 a 15 camiones que recibían en un día, desde la semana apenas llegan cuatro entre verduras u hortalizas. "Esto se presta para el bachaqueo de la gasolina en $2 por litro", lo que explica el ajuste al precio de frutos provenientes de Bobare, Santa Inés, El Tocuyo y especialmente de El Vigía (Mérida) y Portuguesa.

Buscar 3.500 kilos de plátanos a El Vigía implica para José Álvarez echar gasolina varias veces y asegurar además 200 litros.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias