El socialismo chavista del siglo XXI y sus primos

logo170

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- El chavismo se autodefine como de izquierda blandiendo las banderas de lo que ellos llaman el socialismo del siglo XXI. En nombre de este adjetivado socialismo tan peculiar los trabajadores venezolanos ganan 5 dólares o menos al mes, la economía ha sido destruida dejando a millones de venezolanos en la más absoluta miseria y la deuda externa, según estimaciones del Banco Mundial, superan los 180 mil millones de dólares.

Todavía quedan en Venezuela algunos militantes marxistas que se preguntan qué tipo de socialismo es este que pone todo su empeño en destruir a la clase obrera para privilegiar las formas más salvajes y parasitarias de capitalismo con una economía que solo recibe masas de circulante provenientes del propio Estado o de la actividad especulativa financiera. 

El resultado de este socialismo a la chavista ha sido la conformación de nuevas burguesías que dependen de los negocios y contratos con el gobierno ejerciendo privilegios que les están negados al resto de los venezolanos. En el otro extremo está el 99% de la población que no tiene acceso a esa economía que gira en torno a los bodegones, restaurantes de lujo y ventas de carros importados.

Para corregir o tratar de paliar esa inmensa brecha el chavismo ha tenido que apelar a planes provisionales de contingencia para compensar las inequidades. No es nada nuevo. Son los mismos programas sociales que funcionaban en la era del Estado de partidos en forma de subsidios y becas para los más necesitados. 

Hoy estos programas bajo el socialismo chavista solo han cambiado de nombre y se han adecuado a un propósito partidista mucho más explícito. Las cajitas de comida CLAP y los bonos a través del carnet de la patria son buenos ejemplos.

Al igual que en el Estado de partidos, estos programas sociales que usa el chavismo hoy no buscan la independencia económica de los venezolanos, sino más bien su esclavitud y sometimiento. 

El modelo instaurado desde 1999 en Venezuela ha fracasado política y económicamente. Y este desmantelamiento comenzó muchos años antes de que se le impusieran sanciones económicas al gobierno chavista en Venezuela. De manera que es lógico preguntarse ¿Qué pasó con todos esos ingresos extraordinarios que tuvo Venezuela en los primeros 15 años cuando el chavismo no tuvo que enfrentar ningún tipo de sanciones internacionales?

El modelo de capitalismo de Estado, de inspiración marxista y con los agregados de la socialdemocracia es lo que hemos tenido en Venezuela desde 1959. Este modelo continúa en forma invariable con el chavismo desde 1999 y hasta nuestros días con el único ajuste en lo político de ir de un esquema de Estado de partidos a un Estado de partido único.

Quizás por pertenecer a la misma familia de pensamiento económico y social, donde el Estado benefactor es el gran redistribuidor de la riqueza y el gran repartidor de prebendas a las clientelas, es por lo que casi no se pueden apreciar las diferencias entre el chavismo y su falsa oposición.

Tanto chavistas como falsos opositores, ambos exponentes de ideas etiquetadas como de izquierda y centro izquierda, se disputan ante los venezolanos quién será más y mejor repartidor de recursos. Aquí estamos frente a una misma política con dos matices. Ambos fallan en proponerle a Venezuela un desenganche definitivo con la demagogia, el populismo y el clientelismo. Ninguno habla de cómo Venezuela, con sus recursos naturales, podría ser una potencia económica e industrial en la América Hispana.

Escrito por: Humberto González Briceño 

*La Prensa de Lara no se hace responsable de las opiniones emitidas en los artículos, cuyo contenido es de entera responsabilidad de sus autores*   

Otras Noticias

Opinion

Entorno en viñetas  10/05/2024 

| comentarios

Opinion

Entorno en viñetas 03/05/2024 

| comentarios

Opinion

Entorno en viñetas 12/04/2024

| comentarios