Yuyita de Chiossone: 80 años de una vida versátil entre la cultura, la política y lo social

logo170

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- A sus 80 años es reconocida por su sencillez, optimismo, disciplina e inmensa fortaleza espiritual. María Lourdes Ríos de Chiossone es caraqueña de nacimiento con más de 60 años en Barquisimeto y bautizada cariñosamente como "Yuyita". Ella se siente larense, reconocida como una intachable educadora por excelencia, mujer culta y de amplio verbo que deslumbró en diversos escenarios del mundo como concertista de piano y bailarina de ballet. Es tan versátil, que se ha destacado en la política, labor social e incansable en la defensa del patrimonio cultural del estado.

Siempre menciona a su esposo, el doctor Pablo Chiossone, lo recuerda bonito por ser su cómplice en el amor y en esa sensibilidad por la cultura. Su energía no se detiene en el tiempo, empezando por tanta empatía que no le permite mezquinar sonrisas. Marca su paso acelerado con mayor comodidad con sus zapatos de goma y camisas a cuadros. Es de expresión tan natural que saluda con un cálido abrazo y siendo tan conversadora, se le puede escapar un "¡Vas a creer!", de esas frases de su amada Carora, que tanto quiere por sus raíces maternas.

Son tantas historias por contar que no alcanzaría sólo una semblanza para Yuyita. Ella habla e intercala con risas, demostrando su emoción. La historia universal no puede faltar en ella y lo deja bien claro, con su nacimiento en plena guerra, siendo 1943 tan significativo e implicó la invasión de los aliados a Sicilia. Pero siempre viendo lo positivo porque generó una valiosa migración acá y siendo aprovechada por el maestro Vicente Emilio Sojo, con más aportes para la música.

Recuerda de su Carora, que el doctor Pastor Oropeza fue su pediatra. A los 5 años debían apoyarla con un banquito para que sus deditos pudieran alcanzar las teclas. Era una preparación desde tan temprana edad, y su curiosidad por el ballet empezó con Leonor Guevara Núñez, prima de la gran Taormina Guevara y quien luego terminó siendo madrina de su hija Juana Inés. Su mundo siempre ha sido entre grandes personalidades, tanto así que el tenor Alfredo Sadel fue padrino de su hijo. De hecho, entre sus fotografías resaltan aquellas reuniones con altas personalidades, como los expresidentes, Carlos Andrés Pérez y Raúl Leoni, monseñor Críspulo Benítez, entre otros.

Puede ampliar esta información en nuestra edición impresa de este lunes 29 de mayo.

Otras Noticias