Consumo de carne disminuye en Lara por altos precios

Osman Rojas | LA PRENSA de Lara.- Comer carne se ha convertido en un lujo que muy pocos pueden darse. El prohibitivo precio de la proteína animal deja contra las cuerdas a las personas que deben resolver con arroz, pasta y granos sus comidas. De acuerdo a lo expresado por las personas consultadas "la carne se ha convertido en una comida de ricos" pues el kilo cuesta 65 mil bolívares lo que representa un mes y medio de trabajo de una persona que cobra sueldo mínimo (40 mil bolívares)..

"El problema es que el poder adquisitivo del venezolano es cada vez menor. Cuando uno cobra uno saca lo indispensable y compra que si harinas, arroz, pasta y sal. Lo que sobra se come en sardinas o morcilla que es lo más barato", decía Humberto Soto, hombre que trabaja como vigilante en una empresa de la Zona Industrial I, y quien asegura que no come carne desde hace más de dos meses.

"La última vez que compré el kilo estaba en 36 mil bolívares. Ahora vale el doble de eso pero yo sigo ganando lo mismo", comenta el señor que, con un poco de pena, comenta que sus almuerzos son de arroz y pasta. "No puedo comprar más nada", relata.