Flota envejecida de unidades afecta al transporte público de Lara

logo170
Flota envejecida de unidades afecta al transporte puacuteblico de Lara

Crédito: Artemio Sequera

Además de reparar las unidades, deben respetar al adulto mayor.

Omar Blanquín

Pasajero

Muchas veces prefiero caminar y sólo utilizo las rutas si me tocan trechos largos.

Andrés Acosta

Pasajero

Se hace todo lo posible por cuidar el motor porque arreglamos las fallas sencillas.

Pedro Silva

Transportista

Uno no quiere tirar la toalla ni darse el lujo de perder un día de trabajo.

Juan Herrera

Transportista

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Unidades de hasta 40 años y las más nuevas son buses Yutong que casi llegan a una década. Es el panorama de la mayoría de la flota envejecida del transporte público de Iribarren y Palavecino que pronto será sometida a revisión por la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito (AMTT), para definir la clasificación y la necesidad de programas que permitan financiamiento de mejoras. Una realidad, ante la mayoría con pérdida de unidades, conductores se ven forzados a aprender mecánica para ahorrarse gastos porque no pueden cubrir el costo superior a $500 de latonería o tapizado de un par de butacas en $200.

El desfile de busetas en las estaciones de servicio deja clara la doble realidad que desafía a los transportistas, laborar y hacer cola. Se observa el cansancio y sudor en sus rostros cuando pasan más de 4 horas de espera.

Además, la mayoría de las unidades data de los años 80 y 90. Con retazos de lata cubren los orificios de la carrocería y aquellas partes corroídas encima de los cauchos, lo que se extiende hasta casi toda la buseta. Son señas de desgaste que se repiten en las unidades. Se puede ver a un chofer debajo ajustando unas mangueras del radiador y así poder seguir avanzando en la cola. No se puede dar el lujo de poner en riesgo el motor, porque repararlo supera los $1.000 y sin contar otro tipo de fallas graves, como la caja de cambios.

Para junio, la AMTT podría comenzar la revisión de la unidades, así lo dijo Nelson Torcate, titular del organismo, consciente de la situación de obsolescencia que prevalece en unidades de hasta 40 años, cuyas fallas son más recurrentes y difíciles de costear. Admite que los transportistas se encuentran en la encrucijada entre la oferta y la demanda, con escenarios por los que muchos han abandonado su trabajo por la coyuntura país y las consecuencias de la pandemia por covid-19.

"Estamos ante una flota envejecida y no podemos hablar de que algunas unidades estén en óptimas condiciones", señala Torcate del estado del parque automotor. Con la revisión esperan clasificarlas como tipo I para aquellas en buenas condiciones, II a las aceptables y III las deficientes que serían la mayoría. No adelanta estimaciones porque hay que esperar ese chequeo para establecer programas para la renovación y repotenciación, con un respaldo o facilidad de financiamiento.

Reconoce que la baja demanda los hace tambalear, con una disminución entre 50 a 60% que se agravó por la cuarentena y todas sus implicaciones económicas. Estiman que 8% de los pasajeros ahora optan por desplazarse en bicicleta o motos, 12% que prefiere caminar para ahorrarse el pasaje, 30% de la caída estudiantil porque las clases dejaron de ser presenciales o abandonaron sus estudios para sumarse a la migración de 7.2 millones de venezolanos, especialmente en edad productiva, que buscó calidad de vida en otros países.

Les pega duro 

Una falla en el carburador con un bote de gasolina generó el incendio en una buseta de Los Teques que dejó siete heridos. Esto ocurrió el pasado jueves en la capital del estado Miranda. Pero es un riesgo que también enfrentan los transportistas en Lara, por lo que les toca aprender de mecánica y sólo así intentar mantener la unidad colectiva.

Es la radiografía del deterioro que se aprecia en las colas de estaciones de servicio. Un desfile de colectivos con latonería que se cae a pedazos, cauchos reparados, pisos con retazos de láminas y algunas con la mayoría de asientos rotos, cuya tapicería ha desaparecido y deja ver el relleno. 

Sus rostros sudorosos mostraban el cansancio, como el de Pedro Silva, quien llevaba más de 3 horas en cola para surtirse de gas de una bombona que le da para tres vueltas hacia el norte de Barquisimeto al día. "Lo más complicado es que uno debe ingeniárselas porque al trabajar a gas se consume más aceite y no se puede estar cambiando aceite a diario", se queja. Su unidad es de 1984 y necesita invertir en latonería, así como cambiar algunos cauchos. El gran problema es que no tienen el "pote" (ahorro) de reserva para el mantenimiento y debe optar por tener la presión de jugar un "bolso".

"Poco a poco", es la frase que se repite entre los transportistas ante las dificultades para mantener operativas las unidades. Tal como le ocurre a Juan Herrera, quien tiene una buseta del año 81 y le ha costado reunir dinero, se vale del juego de "bolsos", pero de un monto que no supera los $100. Él mismo la repara y suplica que no sean fallas graves de caja de cambios o motor que superan los $1.000. Los daños más frecuentes se sienten en cauchos, suspensión por los daños en la vía, barra de ballesta y frenos por la obligatoriedad de las paradas.

Los usuarios también se quejan por las condiciones de unidades y que los transportistas de ciertas rutas se empeñan en sobrecargar entre pasillos que ni permiten avanzar. "Muchas tienen los asientos dañados y con daños en latonería", señala y se queja de la falta de una campaña para el respeto del carnet de adultos mayores que les cuesta hasta humillaciones de algunos colectores. 

Un servicio que sobrevive esperando el apoyo de planes de financiamiento.

Cada vez hay menos busetas

La merma es visible entre esas líneas que han disminuido su flota. Así lo lamenta Giovanny Peroza, presidente del Sindicato de Trabajadores del Transporte Automotor de Lara, al comentar que de las 5.000 unidades que se tenían antes de la pandemia entre Iribarren y Palavecino, al comparar con el último registro de Fontur se bajó a un aproximado de 1.500 unidades. Todo por las dificultades para el mantenimiento y que las fallas graves los obliga a parar las unidades.

De allí que se necesita la revisión de la AMTT, porque su titular conoce que del último registro se tenían un estimado de una flota de 4.000 unidades, con la mayoría de colectivos (busetas) y alrededor de 600 como rapiditos (carros de 5 puestos).

Peroza precisa que la falta de financiamiento tiene alrededor de 15 años y de allí que transportistas terminen convertidos en mecánicos. "Han sido golpes fuertes porque primero la falta de apoyo, luego nos cae la pandemia y ahora seguimos con la escasez del combustible", denuncia.

Sus cuentas tienen montos altos, cuando recalca que las bujías pueden costar hasta $50, un caucho asciende a los $150 y el aceite que debería cambiarse cada 15 días, pero suelen extenderlo hasta un mes. Lo más caro sería reparar un motor, cuesta entre $1.000 y $2.000.

Poco ingreso para latonería 

Con ese "poco a poco" recurrente en transportistas para ir acondicionando las unidades, los trabajos de latonería quedan para el final. No por capricho, sino por la falta de presupuesto que sólo les permite atender las fallas puntuales.

Freddy Rojas, desde su taller explica las exigencias en este tipo de trabajo, mientras uno de sus empleados termina de pulir una modelo vans. Recalca los gastos que implican cortar y soldar, además de materiales como pinturas, masilla, lijas, fondo y otros. 

La referencia es una vans que deben reparar orificios, limpiar del óxido y pintar que podría costar un estimado de $1.000, considerando $500 en materiales e igual para mano de obra. Dependiendo de la unidad, puede necesitar entre 3 a 4 galones de pintura, además de garantizar el brillo.

Una puerta de un rapidito, la intervención cuesta a partir de $70, la recuperación de pisos de una buseta está entre 300 a $400.

Advierte que las áreas más expuestas a daños de latonería son las de alrededor de los cauchos, por tener más contacto con el polvo, retener la humedad diaria por cloacas y otros. Es un trabajo que implica empezar a recuperar desde adentro hasta afuera. Son exigencias que van más allá de un retazo de lata, una salida provisional que se extiende hasta poder reunir el dinero y llevar la unidad al taller.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias