Autismo y adolescencia: el complejo proceso de transición a la vida adulta

logo170

Angélica  Velásquez | LA PRENSA DE LARA.- "La adolescencia es una etapa que trae consigo un aumento significativo de las demandas y las exigencias sociales de las personas. El acompañamiento del adolescente con  trastornos del espectro autista (TEA) en esta etapa debe ser amable, ofreciendo herramientas orientadas a trabajar las áreas o características de mayores desafíos a los fines de garantizar una transición respetuosa y no traumática a la adolescencia y vida adulta", así lo indica la doctora Angélica Torres, presidenta de la fundación "Solo Faltas Tú".

Las características o rasgos dentro del espectro autista pueden dar lugar a que estas personas requieran apoyo en la transición a la adolescencia, las cuales a su vez les hace vulnerables al desarrollo de patologías de la salud mental, al acoso o maltrato por parte de la sociedad, según explica Torres.

La especialista precisa que entre los desafíos que enfrenta el adolescente con TEA en su transición a la vida adulta se encuentra la comunicación verbal, ya que puede significar un reto en este proceso de transición y puede oscilar entre la ausencia del desarrollo del lenguaje, discurso limitado, dificultades para comunicarse con los demás y respetar el turno de palabra. 

Otros aspectos resaltantes en relación a la comunicación verbal son los inherentes a la literalidad, "hay dificultades como que no comprenden las bromas, ironías o el sarcasmo y esto puede generar situaciones difíciles en el desempeño social del adolescente con autismo", añade Torres.

También existen los intereses restringidos, "esto está relacionado al hablar de sus temas de interés sin reconocer si la otra persona está interesada, o la presencia de intereses 'diferentes' o no esperados para la edad o que se correspondan con los de sus pares", explica. 

Además está la comunicación no verbal, y las dificultades para entender el lenguaje gestual de los demás tales como expresiones faciales o el lenguaje corporal. 

Otro elemento es las alteraciones del procesamiento sensorial y rigidez cognitiva. Torres explica que estos son factores que pueden hacer del mundo un lugar muy incierto, caótico y desagradable para la persona con autismo, pudiendo llegar a desencadenar crisis de ansiedad, trastorno del sueño, conductas autolesivas entre otras. 

Preparación del adolescente con autismo

Entre las recomendaciones que dan a conocer desde la Fundación "Solo Faltas Tú" está: anticipar los cambios que se avecinan y aproximar el conocimiento de su condición. Es necesario que su hijo tenga una idea clara de los cambios que va sufrir su cuerpo antes de que empiecen realmente.

Conjuntamente, favorecer espacios propios ya que el uso de espacios en casa debe cambiar gradualmente. "Deben empezar pronto a enseñar el concepto e importancia de la privacidad. Los niños con TEA normalmente están siempre con alguien; sin embargo, no siempre será así y es necesario que aprenda a distinguir lo público de lo privado, que será así en la universidad y otros ámbitos". 

Se debe proveer una enseñanza explícita que les permita distinguir entre acoso y accidentes o malentendidos y así mejorar la compresión social y saber cómo reaccionar en diferentes situaciones sociales. 

La doctora Angélica Torres asegura que "la flexibilidad cognitiva, literalidad, intereses restringidos, se debe trabajar a diario". 

En el caso de la literalidad reflexionar sobre el desafío que puede resultar para la persona con autismo y reaccionar de forma empática. "Se debe dar tiempo a la otra persona para que pueda procesar la información que se le ha trasmitido y sobre todo respetar sus tiempos" finaliza.

Desde la Fundación Solo Faltas Tú, se invita a realizar sesiones de información a los padres que les ayuden a identificar los posibles indicios que presenta un adolescente con TEA. Para "educar en la diversidad a familias neurotípicas y hablar de autismo para los padres".

Con información de la Dra. María Laura Braz

Otras Noticias