Dani Alves pide su libertad porque el sexo "fue consentido" con la joven de la discoteca

logo170

LA PRENSA DE LARA | Agencias.- El futbolista Dani Alves ha insistido este lunes en que es inocente y que no agredió sexualmente el pasado 30 de diciembre a una joven de 23 años en un baño de los reservados de la discoteca Sutton de Barcelona. Alves, que ha pedido declarar ante la jueza que instruye el caso y que ordenó su ingreso en prisión, ha intentado dar una versión definitiva de lo sucedido esa noche, señalando que las relaciones que mantuvieron "fueron consentidas". Su defensa ha pedido su puesta en libertad.

Con dos horas de retraso sobre el horario previsto, Alves ha comparecido ante el juzgado tras ser trasladado desde la prisión de Brians II, donde está encarcelado desde finales de enero. Su declaración solo ha durado 30 minutos. En ella, Alves ha querido dejar claro que es una persona "respetuosa" con las mujeres y que tuvo relaciones con la joven porque percibió una clara tensión sexual entre ambos y una clara predisposición por parte de ella, según publica Infobae.

Alves ha reiterado que conoció a la denunciante esa misma noche en el reservado de la discoteca y que bailó y coqueteó con ella y una amiga. La joven accedió al baño del reservado libremente tras pactarlo previamente entre ambos, primero él y después ella. Sin presión ni amenazas. El jugador insistirá en que la mujer accedió libre y conscientemente. Dentro del aseo, las relaciones sexuales fueron "consentidas por ambos" y los dos pactaron que él regresaría al reservado primero y después lo haría ella minutos después para no levantar sospechas.

Tras salir del baño Alves se dirigió a su mesa, tomó una copa, y se acercó a un grupo de amigos mexicanos (Alves juega en el Pumas de México) sin que la joven, ni sus acompañantes, le amonestaran o afearan nada de lo que había ocurrido en el baño. La defensa de Alves ha intentado validar sus palabras con las grabaciones de la discoteca, que "entran en conflicto y contradicción con la descripción que hace la denunciante".

El problema para Alves es que las múltiples versiones que ha dado estos meses merman su credibilidad. En un primer momento, en un video que grabó tras lo sucedido, aseguró que no conocía a la joven que le denunciaba y que seguramente le acusaba para aprovecharse de su fama. Dijo lo que dijo para intentar salvar su matrimonio con su esposa, Joana Sanz (que le ha pedido el divorcio).

Después, una vez ya iniciado el proceso judicial, Alves explicó ante la jueza que fue él quién entró en el baño en primer lugar, como muestran las cámaras de la discoteca. Ya dentro del baño, Alves explicó que no pasó nada y que la presunta víctima se quedó a su lado mientras él hacía sus necesidades.

Hubo luego una tercera declaración. Alves admitió entonces que la denunciante le practicó una felación mientras se encontraba sentado en el retrete. Pero las muestras de semen recogidas por la Policía en el cuerpo de la víctima, coincidentes con el ADN del brasileño, provocaron que el futbolista volviera a dar una cuarta explicación de lo sucedido: hubo "penetración vaginal", aunque en todo momento se trató de sexo "consentido".

El amigo de Alves

Bruno Brasil, un amigo de Alves que estuvo esa noche en la discoteca, ha intentado afianzar la versión del exjugador del Fútbol Club Barcelona: "Dani habló con todas, como yo, pero más con ella (la denunciante), que se acercó a él, en algunos momentos bailando y rozándose, llamando su atención".

"Llegado un momento, veo que van separados al lavado; entran y salen por separado y pasan unos 15 minutos". Según su amigo, el futbolista regresó y se quedó junto a ellos charlando con la prima de la denunciante: "Hablamos todo normal, no se dijo nada raro. Ella me choca la mano y su prima un beso a la mejilla antes de marcharse".

Fuente informativa: Infobae.

Ver más:
Otras Noticias

Futbol

Javier Tebas: Kylian  Mbappé llega al Madrid

| comentarios