Extrabases de Alfonso Saer 12-04-2023 

logo170

LA PRENSA DE LARA.- KEVIN Cash debe ser un manager feliz. Hace muchas cosas de alto nivel con un equipo que no es de los más costosos y que juega a la pelota con una sencillez envidiable. Sus Rays no han ganado la Serie Mundial --- perdieron la del 2020 ante los Dodgers y la del 2008 frente a los Filis --- pero cautivan por sus modos, su entrega, la participación de todos. En una división con rivales aquilatados como Yankees, Boston y Toronto, el cuadro de la bahía se ha convertido en un rival incómodo, contendor por siempre, némesis de los Mulos de Manhattan en años recientes. Tampa andaba inmaculado hasta el lunes (10-0) con un juego radiante, 58 carreras a favor en el balance de anotadas y aceptadas, barriendo dos series y logrando un par de blanqueos consecutivos ante Oakland, para continuar el lunes ante Boston, en juego de 2 horas 06 minutos. Esa décima conquista no pudo ser más espectacular. Brandon Lowe la sacó en el noveno para vencer, 1-0. La tercera lechada en fila estuvo a cargo de cinco tiradores. En la era del comodín ya impusieron la mejor racha ganadora para un inicio de campaña. Desde 1987 nadie había comenzado torneo con diez ganancias. Entre tantas curiosidades destaca la de haber ganado nueve de sus diez primeros juegos con una ventaja mínima de cuatro carreras. Bateando para .279, los Rays lideran en anotadas (76), jonrones (25), mientras su esplendoroso pitcheo marca efectividad magistral de 1.70, whip global de 0.90 y los rivales batean para un paupérrimo .184, todo eso antes del compromiso del martes. En el Tropicana Field por lo general no va mucha gente --- 11.159 el domingo, 13.470 el lunes --- pero hay equipo para entusiasmarse, con una alineación que incluye sangre dominicana, panameña, cubana y colombiana.

     VAMOS al estadio que siempre hay algo nuevo. Ningún juego se parece a otro y muchas veces nos encontramos con acciones inéditas o nunca vistas por nosotros. Vaya este rotundo ejemplo: el sábado en la Liga del Sur doble A (USA) se registró algo para quedarse pasmados los observadores. El equipo de Chattanooga, filial de los Rojos, le ganó a los Rockets, 7-5, en un choque de siete entradas, primero de una doble cartelera. Hasta allí todo va normal. El increíble detalle es que las siete anotaciones fueron fabricadas en el último inning sin conectar imparable alguno. Hubo cuatro pelotazos, varios boletos y un error en la suma del terrible episodio para los Rockets, que reaccionaron en la baja del séptimo, pero el venezolano Pedro García les cerró la puerta con par de ponches. Ah, lo mejor de todo, el cuadro vencedor no conectó hit en los siete tramos. Vaya alguien a decirnos que había visto algo parecido o similar. Siete rayitas sin dar hit. Irrepetible por mucho tiempo... SAN Luis está en la cola de la división central, pero no tiene culpa el novato Jordan Walker, quien en sus primeros nueve juegos como ligamayorista ha conectado al menos un imparable. Nunca jugó en triple A y solo tiene 21 años el nuevo cardenal... FRANCISCO Álvarez, ultra prospecto de la receptoría, se estrenó esta temporada el domingo con los Mets. Se vio bien detrás del plato y con el madero de 4-1 y empujada, pero su compañero criollo de batería, Carlos Carrasco (0-2), otra vez fue maltratado. En dos aperturas suma 8.2 entradas con once rayitas encajadas, siete boletos y 11.42 de inefectividad. Ganador de quince juegos en el 2022, el barquisimetano parece tener problemas para localizar algunos envíos.

     HOY el mundo de las apuestas está viento en popa. Ofertas diversas y abrumadoras en televisión o redes sociales. Apostar es un sentimiento natural, en mayor o menor grado. Una competencia casi normal entre los humanos. Antes, mencionar una casa de ese tipo en los deportes era una osadía, atentar contra la honestidad del espectáculo. Aceite y vinagre. Hoy conviven en los medios publicitarios. Aquí volvieron los casinos, renacieron las loterías, juega quien quiere y quien puede, algunos sin mesura, otros por diversión, sin afanes de ganarle al dueño del espectáculo. Es de libre escogencia, como fumar o tomar licor. Los tiempos han cambiado en muchas cosas y el juego de envite y azar no es la excepción. La apuesta es una esperanza y algunos han resuelto su vida financiera, aunque muchos la han malogrado. Es un asunto a ver con cautela. En la televisión internacional hay infinidad de casas de apuestas con su variedad de atractivos. Usted juega en una carrera de caballos en Israel, un partido de hockey en Noruega y un partido de rugby en Argentina. Todo lo pueden combinar. Es el mundo actual... ESTE cronista se atreve a apostar ---sin poner plata en la mesa --- a que Luis Arráez repetirá como líder bate, esta vez en la Liga Nacional con los Marlins. Hasta el lunes conectaba para .500, con imparables en nueve de once careos. Sus 18 cohetes eran la máxima cantidad en la Nacional hasta antenoche.... OTRO que brilla con la estaca es Gleyber Torres (.387), mostrando el tercer mejor promedio de la Americana en su nuevo rol de abridor en la potente maquinaria ofensiva de los Yankees... ANDREW Heaney (Texas) ponchó a nueve de los Reales en forma consecutiva el lunes. El récord absoluto es de diez, compartido por tres lanzadores.

@alfonsosaer 

Otras Noticias