Fallas de luz, agua, gasolina y gas siguen alterando la cotidianidad

logo170

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Las alteraciones a las actividades domésticas y comerciales aún penden de las deficiencias en los servicios públicos en el país. El Observatorio de Emergencia Humanitaria recalca que la electricidad sigue plagada de fluctuaciones, el agua sin suministro fijo ni la garantía de calidad, conductores que se aguantan largas colas por surtir combustible y apenas el 5% de venezolanos no tiene problemas de conexión a internet.

Javier Martucci, miembro del observatorio, presentó el monitoreo que incluyó a 92% de la población y con el promedio de 400 reportes semanales en 2022. El servicio eléctrico afectó con el alto índice de fluctuaciones entre 60 a 70% con bajones que ocasionan pérdidas de artefactos e interrupciones que perjudican a nivel industrial. Además de impedir la organización de actividades y planes de contingencia.

Al indicar acerca del agua, alrededor de 70% no cuenta con el suministro fijo. El racionamiento está en 51% y un porcentaje cercano sin agua limpia. Indican los riesgos en higiene y salubridad por la falta de potabilización sin proteger de impurezas, cloración y sin el debido tratamiento. El peligro inminente ante la necesidad de almacenamiento que puede ocasionar problemas gastrointestinales, una de las afecciones más comunes en niños y adolescentes.

Cuando precisan las limitaciones en combustible, recuerdan las consecuencias en la movilización particular, irregularidad del transporte de pasajeros y distribución de alimentos, además de la necesidad para el funcionamiento de la línea de producción en empresas o determinadas maquinarias de productores agrícolas. Ni se supera el 15% de usuarios que puedan surtir combustible sin hacer colas que pueden tardar entre seis y 12 horas.

En cuanto al gas, precisan que 53% de la población depende del suministro estatal. Pero lo grave es el estimado de 70% que registraron fallas hasta el cierre de año y las complicaciones cuando hay familias con bombonas que no les alcanza para el promedio de 15 días. Esta situación complica la preparación de alimentos y al gasto adicional al verse obligados a hervir el agua para el consumo y así como se gasta más de la bombona de 10 kilogramos. De hecho, el beneficio de venta es de una bombona por familia y allí el nerviosismo para que les alcance hasta el próximo operativo en comunidades.

Martucci reveló en transporte que la mayor disponibilidad son las busetas, pero les llama la atención que los venezolanos desesperados por la necesidad de movilizarse y ante la falta de presupuesto para adquirir un vehículo optan por las motos y cuyo aumento se percibía en septiembre en 52%, para terminar cerrando con 60% en diciembre. Una opción viable por ser la más económica para el consumo de combustible.

El servicio de internet fue el más afectado porque más del 50% de los venezolanos depende del Acceso a Banda Ancha (ABA) de Cantv. Pero conocieron que apenas 5 por cada 100 hogares no presenta fallas porque las mismas aumentaron de 40 a 50%, persisten esas interrupciones por varias horas que influyen directamente en ciertas operaciones de empresas y hasta en retrasos con aquellos trabajos ejercidos desde casa, además del cumplimiento de las asignaciones académicas.

Esta es la cotidianidad que aún perjudica a las familias que suma preocupaciones y genera pérdidas en los comercios.

Otras Noticias