Indigencia aumenta a pasos agigantados

Rojas / Jordán | LA PRENSA de Lara.- El hambre, la pobreza y la necesidad los obligó a deambular por las calles. Cada vez es más frecuente ver niños, jóvenes y adultos que toman cualquier rincón de la ciudad como su hogar.

Algunos recorren cada avenida, hurgan la basura, caminan sin ninguna dirección. Otros andan con una bolsa y par de cartones que usan para taparse y poder dormir en cualquier lugar donde los agarre la noche.

Aunque no hay cifras exactas y actualizadas, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) registró un incremento de personas en situación de indigencia. En el 2012 manejaban un 7,1% mientras que en el 2013 registraron un 9,8%, lo que significa el 2, 7% de incremento en un año.

Las historias de por qué están en la calle pueden variar; algunos se están por las adiciones, otros por problemas psiquiátricos, pero su destino es el mismo: la indigencia. Tal es el caso de José Gregorio González, su hermana vendió la casa de su madre en Mar Azul, Yaritagua estado Yaracuy luego de que ella falleciera y ya hoy tiene 14 años viviendo en la calle.

"A mí no me gustó lo que ella hizo, y para no tener problemas yo me fui de la casa" dijo el hombre de 57 años, piel morena y una chiva blanca que lo identifica.

González trabajaba en Mercabar, pero como la cosa para los caleteros se puso difícil porque los camioneros ya traen a su acompañante, poco a poco el trabajo era menos y no le alcanzaba ni para comer.

El señor de chiva blanca decidió irse a las calles de El Terminal, pero desde hace nueve años se encuentra durmiendo por el centro comercial Churún Merú, al este de Barquisimeto. "Al principio tenía problema con los vigilantes, me sacaban de ahí y yo me iba porque no me gusta tener problemas con nadie" recuerda González quien confiesa que con el tiempo ha sido acogido por los vecinos de los edificios y siempre le brindan algo de comida.