Muere «Proteo» el perrito rescatista mexicano en Turquía

logo170

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- La Secretaría de Defensa Nacional de México (Sedena) informó en la madrugada de este domingo de la muerte de Proteo, uno de los dieciséis caninos que participan en las labores de rescate de las personas atrapadas tras el terremoto que azotó a Turquía la semana pasada.

A través de su cuenta de Twitter, la entidad lamentó la partida del perro, pero no aclaró las causas de su fallecimiento. Aparentemente, el animal habría fallecido en el cumplimiento de su labor de rescate tras el sismo.

"Cumpliste tu misión como integrante de la Delegación Mexicana en la búsqueda y rescate de nuestros hermanos en Turquía", dice el mensaje compartido en redes sociales.

"¡Gracias por tu heroica labor!", concluye.

En un video en su cuenta de TikTok, su manejador y los integrantes del Ejército y Fuerza Aérea de México lamentaron la muerte de su fiel amigo con unas emotivas palabras.

"Quiero decirte que me siento orgulloso de ti, porque siempre fuiste un perro fuerte, un perro trabajador que nunca te diste por vencido. Ahora solo me queda agradecerte por haberme traído", dijo el soldado Villeda, compañero humano de Proteo.

"Lamentablemente no vas a poder llegar conmigo, siempre te estaré recordando. Todo México espero que siempre te recuerde, que nunca te olvide. Algún día nos volveremos a ver", aseguró con la voz quebrada su compañero humano.

Desde el pasado martes, el Gobierno mexicano envió a Turquía 150 elementos especializados en búsqueda y rescate para ayudar a las víctimas y afectados por los terremotos.

Dentro del equipo se encuentran células de servicio médico y de alimentación, 35 expertos en búsqueda y rescate del Equipo de Respuesta Inmediata a Emergencias o Desastres (ERIED) (25 especialistas y 16 perros del Ejército, entre ellos Proteo.

Durante la tragedia, los perros han jugado una labor clave para el rescate de personas. El perro rastreador recorre la zona durante un tiempo, luego si se marcha sin ladrar: no hay más supervivientes, pero si lo hace significa que alguien sigue con vida, pues los perros están entrenados para reaccionar solo a olores de personas vivas.

"En primer lugar hacemos una inspección nosotros mismos, llamamos y damos golpes para ver si hay respuesta. Hasta unos tres metros de profundidad podemos percibir ruidos. Si no detectamos nada, vienen los perros, ellos están entrenados para percibir el olor de una persona viva hasta a siete metros", le contó a EFE David Barderas, un miembro del equipo.

Mia y Farah, por ejemplo, dos perras pastores belga cruzadas con malinois, fueron las primeras en ayudar en las labores de rescate en un equipo compuesto por cuatro perros y sus respectivos dueños - cada animal va con una persona-.

Por eso, la noticia de la pérdida de uno de los animales rescatistas ha conmovido al mundo.

Fuente Informativa: El Universal (GDA)| EFE.

Otras Noticias