El noroeste de Siria se rinde en su batalla contra los escombros

logo170

Agencias | LA PRENSA DE LARA.- Las áreas opositoras del noroeste de Siria han dado por perdida la batalla contra los escombros y solo esperan que vayan apareciendo nuevos cuerpos, mientras transcurridos casi seis días del terremoto empieza a acelerarse la llegada de la tan esperada ayuda humanitaria a la zona.

Los Cascos Blancos continúan excavando, pero ya no buscan supervivientes sino cadáveres y progreso en las tareas desescombro, ya que han pasado más de dos días desde que hallaron a alguien con vida bajo las ruinas de alguno de los 479 edificios derrumbados en las zonas rebeldes de Idlib y Alepo.

"Las operaciones de búsqueda y rescate han sido dadas ahora por finalizadas", anunció hoy el grupo de rescatistas en un comunicado, dando por concluida una fase de la respuesta durante la que lograron salvar y asistir a 2.950 heridos en más de 40 localidades diferentes.

Según la nota, sus esfuerzos para sacar a los atrapados se toparon con una larga lista de obstáculos que fueron desde las bajas temperaturas invernales hasta la escasez de combustible, equipamiento técnico para ubicar a los supervivientes y "apoyo internacional" en general.

LA PRIMERA AYUDA ESPECÍFICA

Las áreas sirias en manos de la oposición se quedan al fondo de todo de una pirámide de quejas por la falta de ayuda internacional a los afectados.

Las provincias en manos del Gobierno de Bachar al Asad se preguntan por qué están recibiendo tan poca asistencia en comparación con Turquía, algo que Damasco achaca parcialmente a las sanciones en su contra; y a su vez las zonas opositoras recrimina el escaso respaldo frente al resto del país árabe.

A las áreas controladas por las fuerzas de Al Asad, comunicadas con el exterior a través de varios aeropuertos y pasos fronterizos con Irak, Jordania y el Líbano, han llegado más de medio centenar de aviones y cargamentos con suministros, según datos de la agencia oficial siria SANA.

Según aseguró en rueda de prensa en Alepo, están trabajando para incrementar los envíos a través de Bab al Hawa, el único paso fronterizo que el Consejo de Seguridad les autoriza a utilizar en la actualidad, pero también desde el interior de Siria.

Hasta antes de los seísmos, la ONU estaba enviando un convoy al mes al noroeste desde áreas siria en manos del Gobierno de Al Asad, una modalidad que en circunstancias normales no puede sustituir la envergadura de las operaciones transfronterizas debido a sus muchas limitaciones.

Sin embargo, ya están explorando "todas" las opciones para redoblar estos esfuerzos, denominados "translineales", y esperan enviar el primer convoy por esta modalidad en cuanto reciban "luz verde", dijo Brennan, sin precisar quién debe aprobar su paso.

Idlib está dominada sobre todo por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que se incluye la exfilial siria de Al Qaeda, mientras que en las áreas rebeldes de Alepo operan una serie de grupos insurgentes y partidos opositores de diverso signo.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, está visitando hoy las áreas afectadas por los seísmos en manos de Damasco, en el primer tour de un alto cargo de la ONU desde la catástrofe en Siria y uno que no le llevará a las áreas opositoras, las más golpeadas.

Fuente Informativa: EFE.

Otras Noticias