Calles de Palavecino en desidia y deterioro

logo170

Lorena Rojas | LA PRENSA DE LARA.- Repletos de maleza, con las calles y aceras deterioradas y con basura en algunas esquinas es como Cabudare, capital del municipio Palavecino, cumplió recientemente sus 205 años.

Aunque la algarabía del gobierno se sintió en las actividades que se realizaron en las inmediaciones de la plaza Bolívar, los habitantes aseguraron que no había mucho que celebrar debido a las deficiencias en los servicios públicos a las que se enfrentan en su día a día.

"La ciudad de Cabudare no tuvo nada que festejar, porque el mejor regalo que puede tener es un gobierno preocupado por cómo se encuentra la ciudad y hay indolencia en las calles, la falta de recolección de la basura, no hay quién nos dé como ciudadanos respuestas inmediatas", dijo Ericka Camacho, habitante.

Y es que al hacer un recorrido por las diferentes comunidades que hay en Cabudare, la mayoría presenta tres problemas, mala vialidad, mucho monte y acumulación de basura, aunque este último ha "mejorado", durante los últimos meses, según los habitantes; sin embargo, no ha sido suficiente la recolección de los desechos sólidos.

Una de las calles que se encuentra muy deteriorada se trata de La Morenera, los vehículos deben pasar por un costado de la arteria vial para evitar caer en la tronera de huecos que se extienden hasta otros sectores.

Asimismo, hay zonas como es el caso de la Piedad Norte, la avenida La Montañita, El Valle, La Vaquera y Valle Hondo sus alrededores lucen llenos de maleza y con un poco de basura. Así también se encuentran las quebradas, lo que representa un gran peligro, pues al caer la lluvia quedan prácticamente incomunicados porque al estar estos pasos obstruidos el agua no puede correr.

"Hay mejorías en algunos sectores en desmalezamiento y vialidad, pero hay otros que no se han tomado en cuenta aún siendo visibles, como es el caso de la avenida El Placer", dijo Zobeida Aponte.

Otra de las deficiencias que presentan los habitantes son las constantes fallas en la distribución del agua potable, por lo que se ven obligados a comprar tanques a los cisterneros, quienes los venden en seis dólares, esta situación se ve sobre todo en la parroquia José Gregorio Bastidas.

Igualmente, hay fallas en el transporte público, son pocas las unidades que cumplen sus recorridos completos por las diferentes comunidades.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias