Extrabases de Alfonso Saer 18-01-2023 

LA PRENSA DE LARA.- UNA dramática victoria en once entradas antenoche ante La Guaira mantuvo leves esperanzas de finalista para Cardenales. Un jonrón del siempre rendidor Hernán Pérez dejó abierta la rendija de los sueños. Antes de eso, la abrupta caída vertical del club tiene explicaciones obvias. Siempre los rivales han sabido hacer mejor las cosas, los fundamentos, la rutina. Un equipo a ratos sumido en el marasmo, hacía rato no había podido salir de ese letargo desesperante. A la pérdida de fichas valiosas se unió un slump colectivo en la hora crucial que no es fácil de explicar y nunca lo es. Los bajones de grupo a veces tienen causas no determinadas en el trabajo de los técnicos. Lara no está de último en el pitcheo y tampoco en la ofensiva, pero sí en la tabla de posiciones. Cuando no falla un departamento, la fisura aparece en otro. De alguna manera el contrario se las arregló para darle un revolcón a los alados. Se trata del club que culminó a todo tren como segundo en la ronda eliminatoria, pero se desfiguró en la etapa más importante... CIERTO, Máximo Castillo fue impedido de continuar cuando mejor lanzaba, Jermaine Palacios desertó alegando cansancio cuando era un bateador cercano a los .400, Andrés Giménez jugó poco y se fue antes del round robin, Gorkis Hernández se marchó por asuntos personales ineludibles, y César Hernández en nada ayudó tras reportarse para la semifinal, dejando el rastro negativo a mitad de camino. Pero hay más. Se lesionaron los abridores Sal Romano y Keyvius Sampson, fracasó el relevista Cristofer Ogando y mucho antes se habían perdido, por lesión, los servicios de Raúl Rivero.

    LOS pájaros rojos eran hasta el martes líderes en anotadas, pero muchas veces no facturaron las carreras importantes. Los dejados en circulación aumentaron en cada choque. Dos y tres en bases sin out en incontables ocasiones y un cero en la pizarra colgado a continuación. Casi siempre se anotó primero, pero no hubo como aguantar a los barquillos rivales. En un careo le fabricaron 19 al Caracas y ese fue un espejismo. Desde allí costó ganar. Dos derrotas en extrainnings generaron un temor que fue en aumento. En el medio de la alineación se atascó un valioso jugador muy venido a menos. Rangel Ravelo batea .186, tiene tres empujadas y ha dejado 33 en circulación. Ildemaro Vargas comenzó bajo en la semifinal --- cinco empujadas --- y Juniel Querecuto no ha sido el jugador constante de otras oportunidades. Jecksson Flores y Pedro Castellanos están sobre trescientos pero entre ambos suman diez fletadas. Como toleteros solitarios aparecen Odúbel Herrera y Hernán Pérez, quienes no han encontrado respaldo ni antes ni después en la alineación. A falta de otras caras, Kennys Vargas reapareció sin gran aporte... EL pitcheo tiene un rostro amoratado. Néstor Molina no es el tirador que garantiza cinco entradas de calidad, Williams Pérez trabaja con problemas en su físico, aunque Mario Sánchez fue la escogencia acertada en el draft y ha lanzado a su aguardado nivel. Una adición desesperada ha sido la de Yoanner Negrín, quien ya no está para estos trotes. Quizás era mejor un bateador que se quedara con su cupo. Luis Contreras se marchó cuando mejor lanzaba, y del grupo de relevistas solamente se cuenta con la regularidad y eficacia del cerrador Vicente Campos, aunque patinó el lunes ante los Tiburones. Muy irregular Darwinzon Hernández, inconsistente. Los lanzadores del medio tenían 1-5 hasta ayer. El refuerzo Andrés Sotillet no hizo su trabajo y mejor habría sido un bateador en su lugar. Eso lo dijimos a su debido tiempo.

     EN un torneo de toleteros, Lara se ha quedado corto. La alineación no ha ofrecido peligro del medio en adelante, con el escollo lamentable de Rangel Ravelo, quien jugó lesionado y enfermo buena parte de la campaña. Cuando no se tiene una buena banca el piloto está de manos atadas. De confianza en la cueva solo se había quedado Javier Sanoja, esperanza de futuro, ahora regular. Si bien los errores no se le escapan a nadie que se enfunde la camiseta de manager, no se le puede cargar la mano a Carlos Mendoza. El aficionado por lo regular se vira contra estratega y gerencia, factores que, ciertamente, son la base del club a la hora de su estructuración y puesta en marcha. Pero los pecados deben ser compartidos. Si el equipo finalmente queda fuera será la hora de analizar con detenimiento los factores que han determinado otro pase negado a la gran final, donde Lara se ganó un cupo por cinco años en fila. El béisbol es un deporte difícil para sostener un status, pero hay que hacer lo posible. La LVBP no es fácil. Se trata de un circuito lleno de vericuetos e imponderables. A enderezar entuertos. Hasta anoche todavía existía una posibilidad. Veremos.

@alfonsosaer 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Béisbol

Venezuela dejó en el terreno a Dominicana

| comentarios

Béisbol

Venezuela vence a Cuba y hace historia en la SDC

| comentarios