Falta de personal en emergencia del HCUAMP colapsa el servicio

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Las camillas se quedaron cortas, tanto así que una podía ser compartida por dos pacientes. Se apreciaba una señora acostada y un señor sentado. Mientras en los mesones podían soportar hasta tres pacientes. Fue parte del drama vivido este lunes en la Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, luego de la renuncia de Lilian Soto, jefa del área. El gremio médico se solidarizó con la doctora, quien se cansó de las reiteradas observaciones a directivos y a la autoridad regional de salud, solicitando una mejor operatividad y garantía del recurso profesional.

La tensión fue generalizada y familiares que llevaban a un paciente por sufrir un infarto debían esperar. Al ingresar confirmaban el caos de que no se trataba del único paciente que no podía ser atendido de inmediato, sino que hasta en los mesones estaban acostados entre dos y tres procurando la asistencia. Sintieron la muerte más de cerca al conseguirse con esta situación.

"Seguimos alzando nuestra protesta continua e insistente hacia las autoridades de salud y al gobernador, Adolfo Pereira. Nos enteramos que renunció la jefa de servicios de Emergencia del Hospital Central, debido a muchas observaciones que se habían realizado a las autoridades anteriores y actuales del hospital", lamenta René Rivas, presidente del Colegio de Médicos de Lara.

Rechaza "la indolencia de las autoridades regionales", al no prestarle atención en cuanto al apoyo del recurso humano y dotación del equipo tecnológico, de laboratorio, de paraclínicos y otros. También reconoce que se han hecho algunas inversiones puntuales en infraestructura, luces y pintura, pero este servicio amerita de mayor dotación y operatividad.

Desde el gremio consideran muy injusto esas limitaciones que tuvo la jefa de Emergencia, quien se desempeñaba desde 2020 en esta responsabilidad. Insiste que se necesita trascender de la infraestructura y dotar del recurso humano calificado para esta área que es tan demandada. El Hospital Central no sólo atiende las emergencias de Lara, sino también aquellas referidas de estados vecinos, como Portuguesa, Yaracuy, Falcón y Cojedes.

Señala que el promedio de atención diario puede ser en un estimado de 100 a 350 pacientes y cuestiona que funcionaba con cuatro adjuntos y dos residentes de posgrados. Pero el gremio no aceptaba, no reconocía que de esos cuatro especialistas tres correspondían a médicos integrales comunitarios. Explica que no son expertos y sólo uno tiene titulación.

Una fuente interna confirma que ante el déficit de personal en este servicio, les pueden asignar las guardias diarias y así evitar caer en contingencia. También recuerda que en Emergencia se tenían hasta siete adjuntos hasta 2017. Especialistas que se han formado en un posgrado de tres años en Emergenciología y con todas las facultades para atender cualquier tipo de urgencias.

Tal radiografía de la Emergencia demuestra un poco el ambiente al que estuvo sometida la jefa del servicio. Esto lleva al gremio médico a solidarizarse con su decisión por tratarse de un compromiso exigente. "Nosotros seguimos en la denuncia porque se han tenido recursos para luminarias, techos, etc, pero también se necesita dotación de insumos médicos quirúrgicos y poner a funcionar el hospital desde radiología, laboratorio y el recurso humano vital que necesita el Servicio de Emergencia", reitera.

Lamenta que Lara sigue con servicios de salud ineficientes, heredados de gestiones anteriores, pero sin los respectivos correctivos.

"Acá todo está bien y en calma"

El doctor Ángel Silva, médico especialista de guardia en la Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, este lunes grabó un video para desmentir otro video que circuló en las redes sociales sobre un paciente que, supuestamente, no había sido atendido por una intoxicación con la manipulación de un garrapaticida.

Dijo que el paciente fue dado de alta sin ningún tipo de problema de salud. Que lo que pasó fue que unos familiares estaban muy alterados, pero se tranquilizaron y todo regresó a la calma.

"Acá no hay ningún tipo de colapso, más bien tenemos camillas disponibles para atender a todos los que vengan", manifestó mostrando una sala descongestionada. A las 8:50 de la noche mostró en otro video que todo estaba en calma. Y aseguró que "los videos de negligencia y colapso que han circulado son totalmente falsos". 

El doctor Silva dijo estar acompañado de tres médicos internos y el grupo de profesionales de la enfermería.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias