Aplicaciones de reparto solventa la búsqueda laboral del migrante venezolano

LA PRENSA de Lara | Agencias.- Y es que a diferencia de lo que sucede en otras latitudes, donde los mensajeros suelen ser estudiantes o jóvenes que buscan sacarse un dinero extra, en Ecuador las aplicaciones de reparto se han convertido en un trabajo a tiempo completo para los emigrantes.

"Más que una salida es un trabajo que nos ayuda a surgir, llegar a fin de mes y ayudar a nuestras familias en Venezuela", confiesa Jason Javier De Gabardila, 27 años, del estado del Táchira y radicado en Ecuador desde 2016.

Comenzó hace un año con una bici y hoy tiene una moto. Y aunque señala que puede organizar cómodamente sus horarios, trabaja un promedio de doce horas al día.

Las oficinas de Uber en Quito también son un ir y venir de venezolanos que, según reconocen los propios empleados de la empresa estadounidense, son mayoría no solo en el ámbito del reparto sino también en el servicio de transporte, aún no legalizado en Ecuador.

El caraqueño Douglas Ramos, de 35 años y tres en Ecuador, decidió meterse de lleno en la entrega a domicilio después de ver que "había dado dinero a unos compañeros" y se las apaña bien con la bicicleta echando entre 40 a 45 horas semanales.

Sobre las condiciones laborales como "prestaciones o economía" prefiere no hablar, si bien defiende que se trata de "un trabajo honesto, honrado, que es lo que está buscando la gente en realidad".

EFE

Otras Noticias
Mundo

Mesas electorales en Bolivia comienzan a cerrar

| comentarios

Mundo

Decretan nuevo toque de queda en Chile

| comentarios