Asesinan a mecánico en Santa Isabel

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- A Gustavo José Salazar Leal, de 48 años, conocido como "Bolita", lo asesinaron ayer al mediodía de al menos tres impactos de balas en la cabeza, clavícula y cerca de la boca, tras un tiroteo en la carrera 6 con calle 5 de Santa Isabel, al oeste de Barquisimeto.

Supuestamente Salazar, mecánico de profesión, estaba cerca de su taller por la calle 5, cuando un tipo armado se bajó de un carro y disparó más de cinco veces contra él, cayendo sobre el pavimento. Al parecer el homicida, luego de que el mecánico se desplomara, le disparó en la frente.

En medio del tiroteo otro joven resultó herido, cuando la bala impactó en la lumbar izquierda y salió en el intercostal derecho.

Tras el tiroteo los vecinos y la familia de "Bolita" salieron a ver qué estaba ocurriendo y vieron al hombre muerto, que aún llevaba su braga de trabajo. Cuando se percataron que estaba un joven herido lo montaron en un carro y se lo llevaron al Seguro Pastor Oropeza. Hasta el cierre de esta edición el joven estaba estable.

"Todo ocurrió demasiado rápido y nadie pudo ver bien el carro en donde llegó el matón. Estaba almorzando cuando escuché los tiros, pero salí al rato cuando escuché los gritos de que habían asesinado a alguien", comentó un vecino de la zona, mientras veía el cuerpo de Gustavo tendido sobre el pavimento.

Los funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc llegaron hasta el sitio del suceso y comenzaron con las experticias, pues en el lugar quedaron conchas de balas, que fueron colectadas por los detectives. Las personas en el sitio comentaban entre ellos que las balas impactaron en las paredes de las casas y por eso los funcionarios revisaron hasta el más mínimo detalle.

Los uniformados se encuentran investigando sobre el hecho para poder determinar el móvil del homicidio, pues a Gustavo no lo robaron y el homicida, presuntamente, le disparó sin mediar palabras.

Los familiares estaban desconsolados y no salían del asombro de que el hombre de 48 años estaba muerto.

Un allegado a la familia contó que el señor no tenía problemas con nadie como para que lo asesinaran de esa manera, esto tras ser consultado si el caso podría ser una venganza.

Cuando el cuerpo estaba a punto de ser trasladado a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda, llegó una mujer con un bebé en los brazos y lloraba desconsoladamente, pues quería verlo y asegurarse de que se trataba de Gustavo.

LA PRENSA pudo conocer que hoy se realizará la autopsia que determinará cuántos impactos de balas recibió Gustavo, pues sólo se observaron tres heridas, entre esas la de la frente que tuvo entrada y salida por la parte posterior de la cabeza.

Era trabajador

Vecinos contaron que Gustavo se ganaba la vida como mecánico y tenía su taller, a pocos metros de donde fue asesinado. Trabajaba con reparaciones de tren delantero y amortiguadores.

"La mayoría de los vecinos de la comunidad lo conocían porque él hacia bien su trabajo y se ganaba la vida dignamente", soltó un vecino.

Se conoció que Gustavo era del estado Guárico, pero desde hace muchos años residía en Lara junto a toda su familia.

Otras Noticias
Sucesos

Un fallecido en aparatoso accidente de tránsito 

| comentarios

Sucesos

GAES detiene a mujer que estafó en Gas Lara

| comentarios