Coloquios de café: ¡Como reses disecadas por el verano!

LA PRENSA DE LARA.- Café, fuerte, sin azúcar, en cantidades suficientes. No debemos olvidar la campaña publicitaria donde se nos garantizó el derecho de propiedad y… a la libertad.

"Presumo" qué la confianza otorgada por un sector de la población, no puede haber sido ganada con una "aparente" manipulación de sus necesidades, menos aún, que ésta dé la potestad suficiente como para arremeter en contra del sector productivo, más débil…"Los productores de alimentos".

Los hechos hacen sospechar que el sector honesto y trabajador será encaminado a tan sólo tener, como remuneración, lo estrictamente necesario para satisfacer sus más elementales necesidades, cualquier excedente en su ingreso, el mínimo ahorro, podría ser considerado como el resultado del sistema depredador, oligarca, y capitalista, mientras, nuevas "castas" sociales se entronizan en la justificación de la posesión de inmensas riquezas que no pueden justificar su procedencia y que se han logrado increíblemente rápido.

No es fácil lograr la consolidación de un sistema de producción que garantice la soberanía alimentaria. El sector primario, los verdaderos campesinos, los productores agropecuarios, a quiénes felicito por su encomiable labor; después de haber sido pioneros, colonos en zonas inhóspitas y de lograr la posesión de la tierra, a quienes el Código Civil les reconoce la propiedad y el derecho de sus bienes, a través de la prescripción adquisitiva, así como también a aquellos que adquirieron este derecho con el pago de un justo precio; a la mayoría de aquellos que han tenido que luchar contra la naturaleza, el mal tiempo, enfermedades y epidemias propias, de sus plantas y de sus animales; fracturas óseas y deterioro de la salud como consecuencia de la inclemencia del trabajo efectuado durante años, después de haber dominado plagas, malas hierbas, depredadores de dos y de cuatro patas. Aquellos que vencieron la carencia de infraestructuras; vialidad, electricidad, vivienda y, han tenido que sobreponerse al secuestro físico propio y/o de sus seres más queridos, en lugar de dárseles un reconocimiento por su valor, tesón, perseverancia e inversión… por haber ofrendado su vida y la de sus más allegados familiares y seres queridos, al amor por el campo y la producción de alimentos, "presuntamente" se les recuperan (¿expropian, confiscan, expolian invaden, saquean, hurtan y/o roban?) los bienes de producción de su propiedad, por parte de delincuentes cobijados en la impunidad, supuestamente, proveniente de un Estado Omnipotente y sin límites, que no garantiza la seguridad social a quienes producimos alimentos.

 Como ser humano que soy, quisiera estar ejerciendo el derecho de cumplir con el deber de errar, pues no pretendo ser Dios.

"Perdónenme" pero, creo que no pueda haber triunfo sobre el daño causado; sobre el dolor de los demás. "Presumo" que es fácil "rescatar" los bienes de quienes han dedicado su existencia en la consolidación de un patrimonio familiar, para repartirlo entre quienes, aun mereciéndolos, no han hecho esfuerzo alguno por tenerlos.

Si el principal objetivo de un gobierno debe ser la felicidad del pueblo, ¿por qué no se reconocen los Derechos Humanos, constitucionales y legales de los más humildes productores agrícolas, los caficultores, "presuntamente", violados por la falta de cumplimiento de lo expresamente acordado en Acta de Junta Nacional del Café, del 16 y 17 de junio de 2.004, referente al ajuste por inflación del precio del café a nivel de productor? ¿Por qué, sí existen autopistas que benefician a pocos, no se construye la carretera entre Villanueva, La Raya de Portuguesa y/o Agua Amarilla vía Ospino, o a Guanare, vía Suruguapo que beneficiará a más de 7 mil humildes familias, que producían más de 140.000 quintales de café, aun cuando está proyectada desde la presidencia de Marcos Pérez Jiménez y el propio presidente Chávez la ofreció en febrero de 2.000, y ordenó su asfaltado en Enero de 2008?

Entre tanto se hace publicidad de la presunta recuperación del país, y que la caficultura será el bastión exportador venezolano mientras los productores carecen de los combustibles necesarios para poner en marcha las maquinarias y los equipos necesarios para el despulpado, secado y trillado del café, para sacar su cosecha por trochas infernales que los mantienen aislados en zonas prehistóricamente inhóspitas que los separa de la civilización. Situación que los obliga a depredar el ambiente, utilizando leña para secar el café y obtener un producto que, ellos mismos, dicen que no es apto para el consumo humano.

Por: Maximilano Pérez

*La Prensa de Lara no se hace responsable de las opiniones emitidas en los artículos cuyo contenido es de entera responsabilidad de sus autores*. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

Entorno en viñetas: Tierra de Gracia 

| comentarios

Opinion

Construcción del Socialismo Bolivariano

| comentarios