Envío de migrantes a otros estados, la nueva arma política en Estados Unidos

AFP | LA PRENSA DE LARA.- El envío de migrantes por avión o autobús por parte de gobernadores republicanos, tanto a una lujosa isla del noreste de Estados Unidos como a Washington, desató el jueves una batalla política en el país a pocas semanas de cruciales elecciones legislativas.

Desde hace meses, funcionarios republicanos locales, entre los que se destaca el poderoso gobernador de Texas, Greg Abbott, han venido trasladando inmigrantes a los bastiones demócratas en todo el país.

Lo hacen como forma de denunciar la política del presidente Joe Biden, a quien acusan de haber convertido la frontera con México en un colador. Y de intentar poner la inmigración en el centro de la campaña para las elecciones de medio mandato, el 8 de noviembre.

Envío de migrantes a las cercanías de la residencia de Kamala Harris

El jueves por la mañana, dos autobuses con migrantes llegaron cerca de la residencia en Washington de la vicepresidenta Kamala Harris, a quien Biden encomendó encargarse del explosivo tema de la inmigración.

Fueron enviados por el muy conservador Abbott, en campaña por su reelección en este estado en primera línea de la ola de inmigración ilegal proveniente de países centroamericanos.

«La vicepresidenta Harris afirma que nuestra frontera es 'segura' y niega que haya una crisis. Estamos enviando migrantes a su patio trasero para instar a la administración de Biden a que haga su trabajo y asegure la frontera». Así lo tuiteó el gobernador de Texas.

Abbott asegura haber enviado 10.000 migrantes desde abril a Washington, Nueva York y, más recientemente, a Chicago, Illinois.

El rival de Trump

El miércoles, el influyente gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, se sumó a esta movida. Afirmó haber enviado dos aviones de migrantes a la exclusiva isla Martha's Vineyard. Es un mítico lugar de vacaciones que supo recibir a los Kennedy, los Clinton y los Obama.

Envío de 50 migrantes venezolanos a la isla Martha's Vineyard

Un grupo de unos 50 migrantes venezolanos, incluidos niños, llegó el miércoles a esta isla en Massachusetts, en la costa atlántica de Nueva Inglaterra, una región de la élite rica a menudo blanco de los conservadores.

Aunque el gobernador de Florida organizó el transporte, los aviones llegaban desde Texas y no desde su estado. Eso según el periódico local MV Times y un político local.

«Actualmente, inmigrantes están siendo llevados a Martha's Vineyard por vuelos chárter desde Texas. Muchos no saben dónde están. Dicen que les dijeron que les darían vivienda y trabajo», tuiteó el miércoles por la noche Dylan Fernandes, un legislador demócrata local.

DeSantis, también candidato a la reelección, es visto como un potencial rival del expresidente Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca en 2024.

«Los residentes de Martha's Vineyard deberían estar emocionados», ironizó el miércoles en Twitter Christina Pushaw, del equipo de comunicaciones de DeSantis.

«Los inmigrantes ilegales harán que la ciudad sea más diversa, lo cual es una fortaleza. ¿No?», dijo.

«Cruel»

La política migratoria, un tema sensible en Estados Unidos, lo es aún más a pocas semanas de las elecciones de medio mandato. En ellas, los demócratas arriesgan perder el control del Congreso.

La inmigración es un tema favorito de los republicanos. Y mover a los inmigrantes en operaciones espectaculares les ofrece la oportunidad de volver a poner el debate en el centro de las noticias.

Transportar a estos migrantes a Martha's Vineyard y a Washington «era una necesidad», comentó el republicano Andy Biggs, representante de Arizona en la Cámara baja del Congreso estadounidense.

«Los líderes demócratas deben bajar de sus torres de marfil y enfrentar la realidad», señaló.

Por su parte, en cambio, el alcalde demócrata de Nueva York, Eric Adams, prometió el jueves enfocarse en acoger y no en rechazar a los migrantes.

«Explotar a personas vulnerables como parte de un golpe político es escandaloso y cruel», dijo Elizabeth Warren, senadora demócrata de Massachusetts, donde se encuentra Martha's Vineyard.

Charlie Crist, oponente demócrata de DeSantis en la carrera por la gobernación de Florida, denunció un «cálculo político destinado a servir carne fresca para su base electoral».

El candidato denunció el costo de esta operación, afirmando que Florida estaba gastando «12 millones de dólares para sacar a niños inmigrantes inocentes de nuestro Estado».

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias