Extrabases 09-09-2022

LA PRENSA DE LARA.- LOS monumentales tablazos de Luis Jiménez dejaron huella de singular tamaño en la pelota venezolana. Este cronista no ha visto a nadie conectar con mayor potencia en el béisbol criollo. Por haber tenido la oportunidad de narrar la mayoría de sus conexiones laberínticas hacemos tal aseveración. Voló la cerca 101 veces en ruedas eliminatorias y en otras 37 ocasiones llevó la redonda a los bleachers, o mucho más allá, en postemporadas. Sus toletazos hacia todas las bandas no fueron homologados con los recursos de hoy en día, pero también nos arriesgamos a decir que no pocos de sus cañonazos se acercaron a los 500 pies, o rebasaron la medida. Nunca lo sabremos... LA columna aborda al voluminoso pelotero porque ha anunciado, sobre los 40 años, su adiós como activo. 73 de sus cohetes de largo alcance los disparó con la franela guara. El resto con Caribes y Bravos en ronda eliminatoria. En los play off fue requerido con mucha frecuencia y despachó misiles exclusivos de su fuerza poco común... EJERCITAMOS la memoria para retrotraer algunos de sus dardos fulminantes. Uno en Puerto La Cruz, muy por encima de la alta pizarra de la derecha, según el propio Luis Antonio el de mayor alcance. Con La Guaira (play off) tronó uno en el Universitario, directo a la calle, encima de los escaños de la derecha, algo que ningún otro ha logrado en ese sector. En un Juego de Estrellas la pasó sobre los bleachers en par de ocasiones. Con frecuencia llegaba al límite de los estadios con repetidos bombazos. Sus líneas trepidantes quemaban la grama o abrían hueco en los asientos lejanos de cada parque. Nadie llevó tan lejos la pelota en la LVBP como el gigante de Bobare, cuya carrera tuvo solo 17 turnos en Grandes Ligas (Seattle). Se hizo un bateador selectivo, tomaba muchos boletos, consumía turnos importantes y se ponchaba poco para su estirpe de toletero de alto octanaje. Fue MVP en dos finales. El exorbitante total de 139 empujadas en los play off da cuenta de su oportuno madero. Cierta noche en el parque de Carora, jugando en la pelota tradicional, puso en órbita una bola que cayó sobre una urbanización retirada del estadio. "Debe ser por la leche de cabra que me daba mi papá", nos contestó cierta vez que inquirimos sobre la potencia de sus disparos. En ronda regular conectó un jonrón cada 22 turnos. En el Round Robin de la 2011-2012, con La Guaira, pegó seis de vuelta entera. En fin, nos quedamos con muchos recuerdos en el anecdotario del larense que se retira tras una carrera de gran fulgor, iniciada y concluida ante el público que lo idolatró, la gente de su tierra. Merece, sin duda, un acto especial originado en Cardenales de Lara, divisa de sus amores.

     SI así llueve que no escampe. Esperando que las promesas terminen como hechos concretos, el torneo de pelota profesional está a la vuelta de la esquina. Los anuncios de presencias criollas resaltantes hacen que el entusiasmo se desborde con antelación. Cada uno de los ocho equipos imagina alineaciones que contengan jugadores del más alto nivel. Desde el norte llegan anuncios a borbotones y si al menos la mitad de ellos se hacen realidad podremos hablar de una zafra revestida de altísima calidad. El Clásico Mundial de marzo 2023 es la causa de tanto revuelo. Los peloteros de cada país anuncian sin reparos su presencia en los respectivos circuitos, unos antes que otros. Los consagrados con el rótulo de figuras en sus escuadras saben que tienen un sitio seguro, pero necesitan fogueo, actividad y no perder el contacto con sus compañeros y dirigentes. Pero hay muchos jugadores que buscan colarse en el roster y saben que la campaña nacional es la vitrina ideal para convencer a quienes tienen la nunca fácil tarea de escoger los finalistas. Veamos, sin orden específico, algunos nombres: Luis García, Víctor Reyes, Juan Yépez, Yonathan Daza, José Alvarado, José Quijada, Oswaldo Cabrera, Eliézer Hernández, Germán Márquez, Jhoulys Chacín, Carlos Hernández, Andrés Giménez, Willian Contreras, César Hernández, Thairo estrada, Wilmer Flores, José Suárez, Salvador Pérez, Ender Inciarte, Rougned Odor, Freddy Gálvis, José Pirela, además de los ya asegurados con antelación. Y podemos seguir con una larga lista de probables, aparte de los muchachos de ligas menores, prospectos de primera línea algunos. Lamentable sería que las sanciones de la OFAC impidiesen que los jugadores nativos de mayor jerarquía pertenecientes a Magallanes y Aragua se hiciesen presentes en la contienda desde el 22 de octubre. Se frotan las manos, por ejemplo, los aficionados navegantes con la soñada incorporación de José Altuve y Luis Arráez, para no extender la lista de connotados. Estamos, pues, a las puertas de un campeonato que tienta a una afición expectante... YANKEES a la criolla. Cuatro nativos alinearon antenoche en el cuadro neoyorquino. Jonroneó para dos carreras Gleyber Torres, y el joven maravilla, Oswaldo Cabrera, ligó el batazo de ganarle a los Mellizos en doce innings, luego de un gran tiro al plato desde la pradera derecha. Oswald Peraza sonó sus tres primeros hits de ligamayorista... LUIS Arráez ha conectado apenas para .213 en quince juegos recientes. Aun así el miércoles terminó con .314 a un punto de Xander Bogaerts. Interesante remate. Y Andrés Giménez no está lejos (.305).

@alfonsosaer 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Béisbol

Extrabases Alfonso Saer 07-10-2022

| comentarios