Venezolanos protagonizan festival de fotoperiodismo

Hildamar Chávez | LA PRENSA de Lara.- La caravana de inmigrantes en ruta hacia Estados Unidos y el colapso venezolano son dos de los hechos más resaltantes en Visa pour l'image, el festival de fotoperiodismo más importante del mundo, que tiene como sede Perpiñán, Francia. 

Visa pour l'image se ha convertido en una referencia a nivel mundial en cuanto a fotoperiodismo se refiere, cada año se muestra una exclusiva selección de trabajos fotográficos sobre los temas más relevantes de la actualidad a nivel internacional.

Dos de los acontecimientos que obtuvieron todas las portadas de la prensa internacional en los últimos meses, fue la caravana de inmigrantes latinoamericanos y la crisis venezolana, temas que claramente han tenido cabida entre las 24 exposiciones fotográficas en Perpiñán. 

"La caravana" serie del fotógrafo mexicano, Guillermo Arias, hizo el viaje de cientos de miles de kilómetros en el corazón de este éxodo masivo.

En el trabajo se plasma la alegría inicial de hombres, mujeres y niños. Luego los obstáculos y peligros que incluye el camino y finalmente, el muro implacable en la frontera entre México y Estados Unidos. 

Mientras tanto, la crisis venezolana ocupa lugar en otras dos exposiciones. 

Adriana Loureiro Fernández, quien se ha encargado de documentar desde 2012 el colapso social y económico que aflige a Venezuela, fue la responsable de "Paraíso perdido", un trabajo galardonado con el Premio Rémy Ochlik 2019 de la ciudad de Perpiñán. 

A blanco y negro se encargó Álvaro Ybarra Zavala, de plasmar a Venezuela.

El fotógrafo español que cuenta con más de 10 años de carrera, estampó un testimonio del colapso de todo un país en la era del chavismo. 

"1984 Venezuela" es el nombre de la colección de fotos a blanco y negro donde Zavala refleja la hambruna, criminalidad e inexistencia de los servicios públicos básicos.  

Otras Noticias
Mundo

850 venezolanos estarían detenidos en EE.UU 

| comentarios

Mundo

Lacalle Pou abre las puertas a los extranjeros

| comentarios