Crédito: Cortesía

Guerrero Lugo: Se deben restablecer relaciones con Colombia sin generar falsas expectativas

Anggy Murillo | LA PRENSA DE LARA.- Con el triunfo del izquierdista Gustavo Petro en el proceso de elecciones que se efectuaron el pasado domingo 19 de junio, las relaciones entre estos países hermanos pudieran restablecerse en los próximos meses, más aún cuando el electo presidente ha dicho en sus redes sociales que ya entabló comunicaciones con el gobierno venezolano para abrir la frontera y restablecer el ejercicio de los derechos humanos en estos territorios. 

Sin embargo, el excónsul de Venezuela en Cúcuta, Edith Guerrero Lugo, afirmó que el restablecimiento de las relaciones binacionales no deben generar falsas expectativas, sino que se deben dar respuestas claras a las necesidades de los habitantes fronterizos. 

"Hacer todo lo posible por potenciar esas relaciones de convivencia, donde priven la solidaridad, la vida, la integración, la cooperación y la armonía", explicó. 

Dentro de su experiencia ejerciendo cargos diplomáticos, asegura que estas relaciones deben ser de confianza y en las que debe privar no solamente la máxima del ganar-ganar, sino más bien la de compartir-compartir. Pues de esta manera se beneficiarían los ciudadanos que viven en ambos países.

Petro toma posesión de su cargo en el mes de agosto ¿Restablecería inmediatamente las relaciones consulares y diplomáticas con el gobierno de Maduro?

Es lo lógico. Al reconocer al gobierno venezolano restablecerían las relaciones. Inmediatamente haría presencia oficial Colombia en Venezuela y la embajada de Venezuela en Colombia, y por supuesto se abren los consulados, pero eso es una política que tiene que ver con la relación bilateral de los dos gobiernos, quienes tendrán que ponerse de acuerdo. Ese camino es el correcto, que por la vía diplomática, en primera instancia, se establezcan todos los contactos que permitan potenciar las diferentes materias y elementos que consoliden esa relación colombo-venezolana.

¿Las conversaciones entre Petro y Biden pudieran interferir en el restablecimiento de las relaciones con Venezuela, en caso que el mandatario estadounidense ponga condiciones?

Depende de cómo vayamos viendo el comportamiento a partir del momento en que tome posesión, de lo contrario caeríamos en especulaciones y no es lo correcto

Pero aspiramos a que Petro no defraude al pueblo colombiano que aspira y espera que se tome en cuenta a la mayoría de la población que centró sus esperanzas en su candidatura. Gustavo Petro, inteligentemente tendrá que sopesar las condiciones que le pudiera poner Estados Unidos y en consecuencia siempre pensar en el bienestar de la población.

¿Qué espera Venezuela con el cambio de gobierno en Colombia?

Esa victoria, indudablemente es muy alentadora para América Latina, muy alentadora para Colombia y por supuesto Venezuela a partir del concepto o la primicia de lo que sucede en Colombia repercute en Venezuela y lo que sucede en Venezuela repercute en Colombia. Esperamos que el nuevo gobierno de Colombia contribuya a reorientar su actitud para con Venezuela y eso pasa por tres elementos fundamentales. El primero que haya reconocimiento pleno y absoluto al gobierno de Maduro. En segundo lugar, que se cumpla la promesa electoral de retomar las relaciones bilaterales. En tercer lugar, que se reanuden las relaciones diplomáticas y consulares que permitan que se consoliden como países vecinos.

¿Cuáles serían los puntos en contra de este gobierno para Venezuela?

Aplicando una herramienta metodológica como es el PNI, que es lo positivo, lo negativo y lo interesante, evidentemente tiene aspectos negativos, pero apenas está comenzando. Es un proceso que hay que observarlo, desde Venezuela tenemos que ayudarlo. Yo diría que hay que bombardear las relaciones colombo-venezolanas con cultura, porque definitivamente la cultura afianza la integración de los pueblos. Bombardear las relaciones con el diálogo, con la concertación para que se consolide la solidaridad, la cooperación, el intercambio positivo de las relaciones no sólo en el campo comercial, sino en todos los campos que tengan que ver con la dinámica geohistórica que siempre se ha presentado.

En su primer discurso Petro prometió desarrollar el capitalismo en este país, contrario a la visión del gobierno venezolano que se basa en un modelo socialista ¿Pudiera esto influir en las relaciones binacionales?

Petro está en todo su derecho de abordar su gobierno desde la perspectiva que él considere más oportuna. Cuando habla de mantener o fortalecer el capitalismo, forma parte de las dinámicas de los modos de producción. Es válido que en las primeras de cambio o de acuerdo a como se vaya presentando el comportamiento y el desenvolvimiento de su gobierno, vaya perfilando las condiciones ideológicas o políticas que tenga con respecto a su gobierno.

¿Pudiera Gustavo Petro cambiar esa visión de país y seguir la línea socialista que lleva Venezuela?

Apenas acaba de ganar. Con la experiencia que tenemos en Venezuela de más de 20 años, no es de inmediato que van a presentar ese tipo de cambios. De manera que depende de cómo se desenvuelvan las relaciones internas e incluso externas de Colombia, ahí se va marcando la pauta. De todas maneras, abrigamos la esperanza de que fundamentalmente tenga la posibilidad de desarrollar los aspectos sociales que es vital para un cambio de vida y como bien lo decía la candidata que ahora es electa vicepresidenta, Francia Márquez, para que Colombia y junto a él los vecinos de la frontera vivamos sabroso.

¿Sería bueno que quiten la estratificación de las clases sociales en Colombia?

En las primeras de cambio es muy complicado. Es un proceso que tiene que ir madurando poco a poco y tiene que pasar por un tamizaje que tiene que ver con el desplazamiento y el comportamiento de las fuerzas productivas, de los actores sociales y recuerde que Colombia tiene una particularidad muy arraigada de los elementos básicos de una oligarquía bastante conservadora, de manera que eso no es tan inmediato, además no creo que sea la prioridad de Petro en estos momentos.

¿Hay gente que todavía se niega a que se abra la frontera, pudiera Petro tomar en cuenta esto para decir que no la van a abrir?

Primero hay que decir que esto fue una promesa electoral de Petro y es un anhelo del ciudadano venezolano, del ciudadano colombiano, es un anhelo de los dos gobiernos. Ojalá que Petro cuando tome el poder, tome la decisión correcta que es reabrir los espacios de frontera, como ya lo anunció en Twitter.

¿Están preparadas las comunidades fronterizas tanto de Táchira como de Norte de Santander para que se abra la frontera?

Es un reto lo que tenemos planteado. Tenemos la experiencia de haber vivido esa frontera abierta. 

Tenemos la experiencia de convivir con esa frontera cerrada y lo que abogamos es porque se abra la frontera en su plenitud y que permita, a partir de las experiencias vividas, mejorar las relaciones, mejorar los niveles de intercambio. Es decir, ir progresivamente mejorando, revi? sando y repotenciando lo que haya que hacer en función que la experiencia sea positiva para ambos países.

¿Cuáles serían las primeras medidas que tomaría Petro sobre la frontera?

Sería la reapertura del paso vehicular y eso traería como consecuencia un desarrollo enorme del intercambio comercial, del intercambio turístico, el intercambio cultural y de todas las potencialidades que siempre ha tenido la frontera.

Teniendo en cuenta la situación de San Antonio y Ureña que en varias partes no están en condiciones de vialidad y muchas industrias y comercios continúan cerrados 

¿Qué deberían hacer en esta zona antes de abrir el paso?

El propio hecho de que se abra la frontera va a conducir a potenciar esos asentamientos económicos que existen de ambos lados de la frontera, y San Antonio y Ureña con la frontera abierta va a ser otra cosa, va a ser otro ambiente, otras posibilidades, es lo que aspiramos.

¿Pudiera esta frontera volver a ser la más dinámica de Latinoamérica?

Siempre será la más activa de América Latina, una de las más activas por ese intercambio, por ese flujo de personas y de bienes.

El mercado venezolano sigue atiborrado de productos colombianos que ingresan por pasos ilegales de la frontera, ¿el gobierno de Petro pudiera tomar acciones para frenar esto o ya permitiría completamente el intercambio formal de esta mercancía?

A mi juicio, eso puede seguir ocurriendo. La presencia de productos colombianos en la medida que sea más accesible al poder adquisitivo del venezolano. Yo no creo que en las primeras de cambio que el gobierno de Petro, que se enfrenta a una cantidad de macroproblemas, se dedique exclusivamente a esto.

¿Cuál debe ser el trabajo a realizar por ambos gobiernos en materia de seguridad fronteriza para erradicar los grupos armados que hoy imperan en esta zona?

Es compleja la situación. El que haya ganado Petro y vaya a asumir el poder en Colombia no es automática la solución de los problemas y más de esos problemas que tienen tanta historia y tradición en Colombia. Es el gran reto que va a tener el gobierno de Petro para poder darle un freno a esa situación de violencia que generan distintos grupos armados que conviven en Colombia, esperamos que progresivamente eso se reduzca y se entienda que se le va a dar mayor carácter.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

 Ejecutivo designa nueva jefa de la ONAPRE 

| comentarios