Huecos y deterioro en las vías se vuelven una tortura para transportistas

Guiomar López | LA PRENSA DE LARA.- Las troneras por desgaste del asfaltado o por cloacas que puedan socavar durante varios años la vialidad céntrica o en comunidades es la pesadilla de los transportistas en Barquisimeto, pues el tren delantero de las unidades es el más afectado y la reparación ronda los $150. Gritan al cielo porque les toca hacer un "pote" de $200 para el mantenimiento de sus unidades y se reúnen pagando cuotas para asegurar ese monto exclusivo para la buseta.

Identifican como zonas más afectadas a algunas carreras principales de Barrio Unión, Venezuela con Vargas, carrera 22 con calle 32, Pueblo Nuevo, Ruiz Pineda, tramos de Los Horcones, principal de La Carucieña, entre otras que les quitan tiempo en el trayecto.

"Han tenido que aprender mecánica y así resolver lo básico", señala Carlos Arroyo, presidente del Sindicato de Transporte Automotor Comprometido y Organizado (Sintracor), cuando el tren delantero puede costar entre $150 a $200 con el daño de muñones, bujías, ballestas y lo cauchos llegan a los $120.

Según Briamt Reyes, secretario del Sindicato Bolivariano del Transporte, es un tormento permanente al recalcar que las hojas de las ballestas pueden costar hasta $100 y a veces hasta les cuesta para comprar los muñones, los cuales oscilan en $20 cada uno.

Cuando Jhon Montoya expresa todo el sacrificio de cubrir la ruta hasta el barrio Bolívar, admite que le cuesta comprar los cauchos en $150. "Nos ayudamos jugando bolsos y así lo vamos pagando semanal", confiesa de la única manera que han conseguido para reunir los $200 que le permitan cubrir más gastos de mantenimiento.

Ronalber Pérez también se queja de los 30 km de cada vuelta y las maromas para no caer en esas troneras hasta El Tostao.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias